Temas Especiales

28 de Sep de 2020

Política

A invidentes no les agrada Braille

PANAMA. A las personas con discapacidad visual no les convence el sistema Braille, y es que unas 30 mil personas de las 87 mil con disc...

PANAMA. A las personas con discapacidad visual no les convence el sistema Braille, y es que unas 30 mil personas de las 87 mil con discapacidad visual en todo el país, son mayores de edad, la gran mayoría ubicadas en las áreas indígenas de las Comarcas Ngöbé Buglé y Emberá Wounaan.

De acuerdo a Miguel Atencio, jefe del Departamento de Desarrollo y Fortalecimiento Asociativo de Senadis, este proceso de votación no agrada del todo a este grupo de panameños.

El sistema Braille, es un método que permite a las personas ciegas leer y escribir por medio del tacto, consiste en reemplazar las letras y símbolos tradicionales de la escritura por un signo táctil de puntos en relieve.

Lo cierto es que con este sistema, muchos de los invidentes sienten que se pierde el secreto al voto, según informó Atencio.

La Constitución Política de Panamá establece que el sufragio es un derecho y un deber de todos los ciudadanos, de acuerdo a su artículo 129, y las personas con discapacidad no escapan del alcance de esta norma, ya que deben gozar de sus derechos humanos y libertades fundamentales en términos iguales sin discriminación de ningún tipo.

En este sentido, el Tribunal Electoral desarrolla una campaña a fin de que las personas con dificultades motoras reporten su condición. Para ello, reitera a la ciudadanía en general que ha puesto ha disposición la línea 800-1111 para que se le ubique una mesa de votación de fácil acceso durante las elecciones del 3 de mayo del 2009.

El proyecto busca que en los próximos comicios electorales más ciudadanos con discapacidad visual puedan ejercer el derecho al sufragio, ya sea acompañado de una persona de su confianza o con la introducción del sistema Braille en las papeletas de votación.

En las elecciones del 2009 podrán votar 2.2 millones de panameños como los privados de libertad y a las personas en asilos y hospitales.