Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Política

Testigos admiten fallas

PANAMÁ. Luego que el pleno de la Corte Suprema de Justicia, aprobara la apertura del caso CEMIS, y da la potestad al magistrado Oydén O...

PANAMÁ. Luego que el pleno de la Corte Suprema de Justicia, aprobara la apertura del caso CEMIS, y da la potestad al magistrado Oydén Ortega, de preparar un nuevo proyecto para abrir la investigación, las reacciones de todos los involucrados no se hicieron esperar.

El diputado Carlos “Tito” Afú, fue uno de los primeros en manifestarse ayer y pedir ver el acta de la aprobación para la reapertura del CEMIS, que firmó el pleno de la Corte.

Afú se reiteró respecto a las declaraciones que dio hace siete años, cuando denunció sobornos a cambio de votos para la aprobación del CEMIS. “Me reafirmó de lo que dije ese día y en lo absoluto tengo temor de lo que dije”.

La procuradora general de la Nación, Ana Matilde Gómez se mostró muy complacida de poder investigar el caso. “Es muy bueno que se tenga la oportunidad de investigar porque este es un caso que históricamente ha impactado a los tres poderes del Estado”.

Gómez recordó que en el año 2007 se pasó la Ley 25 del 2006, para que el Ministerio Público no pudiera investigar a los diputados. “Tocará esperar la decisión del magistrado ponente para saber a quién le asigna la investigación del caso CEMIS”, dijo.

Gómez había pedido la apertura de las investigaciones del caso CEMIS, en el año 2005, cuando recién llegó a ser la procuradora general de la Nación, pero la propuesta sólo quedó archivada en el despacho del magistrado Jacinto Cárdenas.

‘FUE UN ERROR DE SOSSA’

El magistrado ponente del caso CEMIS, Arturo Hoyos dijo a La Estrella que en enero de 2003 había pedido al procurador José Antonio Sossa continuar con la investigación, pero nueve meses después el caso fue cerrado.

“Uno de los motivos que alegaron los magistrados para el cierre de caso CEMIS, fue el hecho de que supuestamente el procurador Sossa no había, informado a los legisladores de la investigación que se estaba realizando”, señaló el ex magistrado.

Hoyos cuenta que ese fue el motivo más fuerte encontrado por los magistrados para cerrar la investigación sobre el caso CEMIS que involucraba a legisladores.

En el proyecto presentado en el año 2003, por el ex magistrado, se proponía separar dos investigaciones ligadas al CEMIS. La primera: el proyecto en sí y la compra de los votos, la otra investigación por los supuestos actos de corrupción por la ratificación de dos magistrados Cigarruista y Spadafora. Pero el procurador juntó ambos expedientes en uno solo.

La presidenta del PRD, Balbina Herrera, otra de las involucradas en el caso CEMIS, advirtió que espera que la reapertura del CEMIS “no se convierta en una forma de persecución política”.

CONFIANZA EN LA CORTE

El secretario anticorrupción, Fernando Núñez Fábrega, señaló que no se debe armar un escándalo por un caso del que todos conocen. “El CEMIS, no puede ser un escándalo si todos conocemos el libreto, esto simplemente es el repaso final de esta obra para ver si vemos su desenlace”.

José Abel Almengor, ex fiscal y ahora asesor presidencial señaló que con la apertura del CEMIS existe la confianza de que las investigaciones lleven el giro que tienen que llevar y deberán ser investigadas por la Corte o por el Ministerio Público.

“Ante este eminente evento de corrupción la Corte Suprema Justicia sabrá qué hay que hacer con la separación de los expendientes, y la forma en que deberán ser investigados”, indicó el ex fiscal.

La forma como se archivó el caso CEMIS no permitió la ampliación de las indagatorias y descubrir más de lo que ya se había descubierto. El cierre del caso fue motivado por la falta de comunicación entre el Ministerio Público y la Asmablea.

La decisión de la Corte sentará en el banquillo de los acusados a funcionarios de los tres Órganos del Estado.