Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Política

Los ‘mil peros’ de una investigación

PANAMÁ. Desde que la Corte Suprema de Justicia anunció la apertura del caso CEMIS, aumenta la expectativa de si se llegará finalmente a...

PANAMÁ. Desde que la Corte Suprema de Justicia anunció la apertura del caso CEMIS, aumenta la expectativa de si se llegará finalmente a una conclusión definitiva.

Sus principales actores mantienen un silencio sepulcral, la mayoría a la espera de la resolución de la Corte Suprema de Justicia, que deberá presentar el magistrado Oydén Ortega ponente del caso. Pero el magistrado sustanciador del caso también podría quedar fuera de batalla.

Víctor Almengor, abogado del ex legislador del PRD, Mateo Castillero, aseguró a La Estrella que presentaron ante la Corte una recusación contra el magistrado Ortega para que se separe de conocimiento del expediente del caso, porque en el 2002, era miembro del PRD. “Queremos que se dé una decisión transparente apegada a la justicia y a la verdad”, indicó Almengor.

Aseguró que una vez tengan acceso a la resolución de la Corte, respecto al caso CEMIS, habrá un pronunciamiento de su cliente Mateo Castillero, uno de los señalados en este escándalo de corrupción.

La misma determinación tomó el ex legislador Manuel De La Hoz. Fuentes cercanas a De La Hoz, aseguraron que se encuentra esperando pacientemente la decisión de la Corte.

Pero en medio de toda la maraña que envuelve el CEMIS, persisten la dudas sobre la efectividad del sistema de justicia panameño.

RECORRIENDO UN LABERINTO

La apertura del CEMIS estará enmarcado por la presencia en su mayoría de suplentes. Cuatro magistrados: Harley Mitchel, Winston Spadafora, Alberto Cigarruista y Jerónimo Mejía se encuentran impedidos de participar en las investigaciones del CEMIS.

En ese sentido, Magaly Castillo, de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, opina que también deberían declararse impedidos los suplentes de Spadafora y Cigarruista. “Ellos también llegaron a la Corte en medio del escándalo de soborno que afectó a sus principales y se verían afectados por el fallo que adopte la Corte”.

Castillo indicó que debe ser la Corte quien busque como subsanar el hecho, de que en el fallo de 2003 que ordenó el arhivo del caso, votaron dos suplentes que debieron declararse impedidos. “Esa es la tragedia del CEMIS, el problema persiste y no sabemos como la Corte hará para corregir esa falla”.

Una falla que es mucho más grande para Enrique “Chito” Montenegro del Frente Anticorrupción. “Que no participen los principales, sino los suplentes es lo mismo que nada. Los suplentes siguen las órdenes de sus superiores”, dijo Montenegro.

Montenegro asegura que las dudas sobre si se investigará el caso aumentan, tomando en cuenta que el ponente del caso, Oydén Ortega, fue nombrado por el ex presidente Martín Torrijos.

A su juicio la injerencia que han tenido algunos ex presidentes en los nombramientos de los magistrados, es un punto más contra la apertura del caso. “Cinco magistrados están impedidos, el resto fueron nombrados por el “Toro” o por Mireya, y los coopartidarios de ambos están involucrados”.

El sociólogo Marcos Gandásegui considera que “independientemente de lo que pueda generar una investigación de la Corte, el orden político imperante de Panamá está carcomido y requiere de una transformación profunda”.

“El escándalo del CEMIS inauguró el siglo XXI en materia de maniobras y corrupción de un sector muy importante de la elite política panameña. Fue cubierto para no dañar las posibilidades políticas de los candidatos a cargos públicos de aquella época”, indicó.

Gandásegui asegura que despúes de los sonados escándalos de corrupción que sacudieron la administración de Mireya Moscoso, y las denuncias contra el gobierno de Martín Torrijos, la desconfianza en el sistema judicial panameño ha aumentado.