Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Política

El viernes 13 que se vivió en la Alcaldía de Panamá

PANAMÁ. El primer día de la Alcaldía capitalina en manos de Cambio Democrático (CD) fue una jornada de locos. Todos los cambios que se t...

PANAMÁ. El primer día de la Alcaldía capitalina en manos de Cambio Democrático (CD) fue una jornada de locos. Todos los cambios que se temieron ocurrieron en apenas horas. Roxana Méndez, la nueva alcaldesa, asumió su cargo, llegó con personal de su confianza y pidió de inmediato la renuncia a los veintiún gerentes, subgerentes y directores de la institución, claves en la gestión de su antecesor, Bosco Vallarino.

Además, contrario a su discurso del jueves pasado, anunció una auditoría a todos los departamentos del Municipio de Panamá.

Méndez tomó control del Hatillo mientras las críticas al presidente Ricardo Martinelli, por haberle pedido a Vallarino dimitir a la comuna, arreciaban. No hubo un momento de silencio político. Martinelli sostenía que Bosco es su ‘amigo’ y como él ninguno, y sus opositores insistían en que el mandatario estaba llevando al país a una crisis.

Incluso, el opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) fue más allá. Sus dirigentes anunciaron que llevarán el caso de Panamá hasta organismos internacionales, ante la desconfianza en las instancias judiciales locales.

Esto ‘para que se percaten del Estado de inseguridad jurídica, falta de democracia y Estado de hecho que estamos viviendo’, sostuvo su secretario jurídico, Pedro Arosemena.

VALLARINO, A CASA

El 13 de enero fue como un agua caliente y burbujeante. El panorama cambiaba muy seguido. Por ejemplo, sobre el mediodía se confirmó que Vallarino había sido dado de alta, tras día y medio hospitalizado.

‘Fue una salida condicionada y deberá volver el lunes’, relató su esposa, Anabelle.

Vallarino ingresó el miércoles por la noche al Hospital Nacional y luego fue trasladado al Punta Pacífica. Sufrió de arritmia, provocada por problemas en las tiroides. Complicaciones que argumentó para dimitir.

El exalcalde ahora preferirá estar lejos del foco de los medios y de la política. Aunque, eventualmente, dará su versión de los hechos, agregó Anabelle.

Y luego, sobre la una de la tarde, Martinelli anunció que el actual director de la Autoridad de Tránsito, Jorge Ricardo Fábrega, asumirá el complejo puesto que dejó vacante Roxana Méndez.

LA IGLESIA

Lo repentino de la salida de Bosco generó todo tipo de especulaciones y dudas. Que si Vallarino había renunciado por una grabación de vídeo en la que supuestamente aparecía el empresario Alexandre Ventura Nogueira pagándole una coima. Que si no existían dolencias reales. Y los intereses de CD detrás del caso.

Al margen de todo esto, la Iglesia hizo un fuerte pronunciamiento. Su líder, José Domingo Ulloa, reclamó que con lo sucedido, la credibilidad de los políticos sigue por el suelo. ‘Estamos perdiendo el rumbo político’, aseguró.

Y en el pronunciamiento anual de la Conferencia Episcopal Panameña, el obispo auxiliar de la República, Pablo Varela, pidió ‘deponer los intereses partidistas’. Expresaron preocupación por la falta de ‘un rumbo asegurado... a salvo de una regresión autoritaria’.

La Iglesia católica considera urgente hacer una democracia más participativa y garantizar la separación de los distintos poderes del Estado. Pidieron acoger el resultado de la Comisión Nacional de Reformas Electorales, donde participaron.

(Con información de Nicanor Alvarado e Ivaneth González G.)