03 de Oct de 2022

Política

El Cristo Negro y la gente del pueblo de Portobelo

Para abordar este tema, no sólo desde su perspectiva religiosa , sino considerando sus implicaciones socioculturales, resulta importante...

Para abordar este tema, no sólo desde su perspectiva religiosa , sino considerando sus implicaciones socioculturales, resulta importante tomar en cuenta algunos conceptos claves como cultura, que en su forma más simple puede definirse como el hacer del hombre; igualmente hacer mención al término patrimonio, que es la herencia recibida de parientes o del grupo en donde se ha crecido o ha evolucionado, que además, puede ser material, cultural o biológico.

El patrimonio puede ser tangible o intangible, este último está constituido en aquella parte invisible que reside en el espíritu mismo de la multiplicidad cultural del panameño.

El patrimonio cultural no se limita a las creaciones materiales. Por ejemplo, hay sociedades de colonias del interior de la República, como la fundada por Francisco Valverde y Mercado en 1597, San Felipe de Portobelo, poblado en donde se celebró importantes ferias, luego de trasladar la población de Nombre de Dios a ese lugar, en donde se concentró el más importante sistema de defensa de las Américas y donde se venera hasta el día de hoy el llamado Cristo Negro de Portobelo, la Devoción del Naza.

PORTOBELO Y SU GENTE

Si bien inicialmente fue el área de lo que es hoy Portobelo, el lugar estaba poblado originalmente por los indios cuevas. Luego del proceso de descubrimiento, conquista y colonización, con sus esclavos negros poco a poco se convirtió en una población de reductos de españoles, negros y las variadas mezclas de estos y otros.

No hay lugar a dudas que la mayor parte de la gente en el área es afrodescendiente producto de libertos, horros, esclavos, cimarrones y mogollones y que a su vez representan la diversidad de grupos africanos en tránsito o unidos.

La población como parte de su cultura afro destaca sus creencias, tradiciones y sobre todo su religiosidad, la que se manifiesta en el juego sociodrama del sincretismo macrorreligioso que además narra la gesta del cimarronaje.

EL NAZARENO

El Nazareno o Cristo Negro de Portobelo domina tradicionalmente la provincia de Colón, especialmente sus costas. Sus seguidores, aunque son mulatos étnicos y pluriculturales, son de raíces afro unidos al santo.

Hay muchas leyendas, su tradicional procesión los 21 de octubre de cada año y los miércoles de la Semana Mayor permiten que múltiples seguidores acudan a participar en misas y procesiones pagando mandas al santo, de lo cual se ha recogido información a través de la historia oral y de los muchos milagros que señalan la gente.

Lo cierto es que el Cristo está hecho de madera perla y su llegada la justifican con diversas versiones y circunstancias.

Hay aún feligreses que al ver la imagen se sienten realmente conmovidos y aunque la iglesia está dedicada a San Felipe, es el Cristo Negro que se destaca en ella como parte central de la cultura popular del área.

LA FE EN EL CRISTO NEGRO

En procesión el Nazareno es llevado en andas como parte de la tradición sevillana, el anda es sumamente pesada y se hacen hileras de hombres a cada lado, meciéndolo como suave ola, donde los pasos hacia delante y dos hacia atrás, algunos van de frente y otros de espalda.

La túnica que usa el santo siempre será la primera que en ofrecimiento llegue el 1 de enero y muchos se pelean este honor, tanto nacionales como extranjeros y es la que se le pone el 21 de octubre.

En realidad hoy en día la Iglesia católica está promoviendo estas actividades, que aparte de la peregrinación también se puede considerar turismo religioso para los creyentes y no creyentes.

Vive el Nazareno en la memoria, la religión del pueblo panameño en general y en el colonense de manera particular.