23 de Feb de 2020

Política

Panamá, dividida a 46 años del golpe de 1968

La noche del viernes 11 de octubre de 1968, Panamá vivió el segundo golpe de Estado en su historia republicana.

Panamá, dividida a 46 años del golpe de 1968
La Guardia Nacional impuso una Junta Provisional de Gobierno dirigida por José Pinilla y Bolívar Urrutia.

La noche del viernes 11 de octubre de 1968, Panamá vivió el segundo golpe de Estado en su historia republicana.

La Guardia Nacional, comandada por el mayor Boris Martínez y el teniente coronel José H. Ramos, derrocó al presidente constitucional, el doctor Arnulfo Arias Madrid, quien había sido declarado vencedor en las elecciones presidenciales del 30 de mayo de ese mismo año.

Actualmente, esta fecha sigue siendo motivo de diferencias entre quienes apoyaban a una u otra facción, entre aquellos que creen que fue un golpe a la democracia panameña y los que consideran que se liberó la democracia de manos de la oligarquía criolla.

Para la expresidenta Mireya Moscoso, viuda de Arias, la de hoy es una fecha funesta y no quiere que se repita algo igual.

-Perder la democracia, ir al exilio y separar a las familias es muy triste. Creo que las personas que sufrieron en aquel momento aún lo recuerdan, aún tienen el vivo recuerdo de aquel 11 en la noche- compartió la expresidenta.

Moscoso añadió que tras 46 años del golpe a Arias, es triste ver que muchos jóvenes desconocen esa parte de la historia.

‘El gobierno militar se encargó de decirle a los jóvenes que en Panamá no pasó nada y en las escuelas deberían hablarles de cómo se violentó la democracia’, precisó la exmandataria.

De acuerdo con Mitchell Doens, exsecretario general del Partido Revolucionario Democrático (PRD), gracias a este día se terminó con una ‘democracia limitada y restringida’ en manos de la oligarquía criolla y se incorporó a las comunidades a través del poder popular.

Doens resaltó que a pesar de que Omar Torrijos dejó un partido estructurado, no se puede negar que la oligarquía panameña y los poderes económicos han vuelto a aflorar a través de su injerencia en medios de comunicación y su caudal económico.

-Escogen al candidato que más le conviene a sus intereses, ya sea un empresariado mafioso como Ricardo Martinelli o una neo-oligarquía que es la que se está reinstalando en el país— indicó Doens.