La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Política

Ricardo Martinelli: he venido a recuperar mi nombre y a enfrentar la justicia

El expresidente panameño dice que no existe riesgo de que se fugue, ya que sabe que de si sale del país pierde la condición del "principio de especialidad" que le dio los Estados Unidos

Ricardo Martinelli, quien fuera presidente de Panamá 2009-2014, aseguró en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que ha venido al país a recuperar su nombre y enfrentar la justicia.

"No tengo intenciones de salir del país o escaparme porque pierdo el "principio de especialidad" que otorgó los Estados Unidos si salgo de Panamá", precisó Martinelli.

Martinelli dice que confía en la justicia de Panamá y por eso regresó y vino a enfrentarla, aunque está seguro de que el caso de los "pinchazos" y todos los demás que se han abierto en su caso tienen motivación política.

El exmandatario, quien en su primera audiencia ante la Corte Suprema de Justicia de Panamá dijo que incluso hasta podía tener cáncer en la próstata, ahora expresó que "él no sabe quién o de dónde ha inventado eso de que tiene cáncer", lo que si tiene es problema para orinar, aunque manifestó que podría tener cáncer en otro lugar que no identificó.

Durante la audiencia se le dio la palabra al expresidente: Yo soy inocente -repitió tres veces mientras se le dio la oportunidad de hablar- este ha sido un caso que se ha fabricado en mi contra, se me han violado todos mis derechos, aquí lo que está en juego no es Ricardo Martinelli, sino la justicia panameña acoto el expresidente.

Seguidamente dijo que él quiso venir a enfrentar este caso por voluntad propia: yo me podía haber quedado peleando en Estados Unidos hasta que terminara el gobierno de Varela. La juez me dio la fianza la apelaron y quedaron suspendidas. No soy ningún tonto quiero enfrentar este caso si ellos, los querellantes, tiene 60 testigos van a ver lo que nosotros tenemos, afirmó.

Añadió qué el ha venido a recuperar su nombre porque lo han calumniado y ya puesto varias demandas contra medios locales por haber usado su nombre.

Luego alegó que él pudo haber hecho un acuerdo con las autoridades norteamericanas, pero nunca le interesó porque dice que no es ningún “sapo”.

El pleno de la Corte ha declarado un receso para deliberar y definir si concede o no a Martinelli una medida distinta a la detención preventiva.

Uno de los elementos fundamentales en esta deliberación resulta ser el peligro de fuga al cual se han referido a la mayoría de los querellantes al igual que la fiscalía. Lo mismo lo advirtieron en Estados Unidos, antes de su extradición que consideraron el riesgo de fuga por ser una persona con recursos y medios de transporte.

Aunado a eso consideran, los querellantes, que no existen elementos nuevos a considerar que hayan variado la situación del expresidente para favorecerlo con una medida de casa por cárcel.

Si la decisión del Pleno no es mayoritariamente a favor de mantener la detención preventiva, debe hacerse una interpretación a favor del privado de la libertad. No podría entenderse, según el abogado querellante Ángel Álvarez, que no habiendo mayoría es en perjuicio del mismo detenido.

El expresidente, se presentó hoy a la audiencia vistiendo una camiseta de la selección panameña de fútbol con el número 11.

El exmandatario aseguró que se desde su llegada a Panamá, se le han violado todos los derechos humanos, auqneu reconoci´po que hoy está en El Renacer, lo cual se puede ver  como un hotel cinco estrellas en comparación a la cárcel de Estados Unidos en la estuvo recluido como "un perro".

Afirmó que él en Estados Unidos pudo haber llegado a un acuerdo, pero no aceptó porque él "no es un sapo", al tiempo que seguía repitiendo que es inocente de todo lo que se le está acusando.

Como una muestra de que se le han violado todos sus derechos en Panamá dijo que que no se le ha imputado ningún delito como lo dispone el Sistema Penal  Acusatorio (SPA).

Otra muestra de violación a sus derechos está el tema médico,  que dijo que a su llegada a Panamá lo evaluó un médico que pudo detectar que se encontraba en mal de salud y que es un candidato a un ataque cárdico, a pesar de esto, no se le quizo liberar y se mandó a buscar otros médicos, "que estaban esperando una orden de alguien que está en Rusia para emitir una dictamen médico".

Martinelli, en su segunda intervención, desde su llegada a Panamá, durante la audiencia ante la Corte Suprema de Justicia para evaluar un cambio de medida cautelar a la de prisión preventiva, insitió una y otra vez en que es inocente de los procesos judiciales que se "le han armado por causales políticas"

Según el exmandatario, se le quiere inhabilitar polítcamente y esa es a verdadera causal de estos procesos políticos que se han armado en su contra y los cuales en su mayoría se han caído .

También dijo que producto de esta situación es un hombre que no tiene cuentas bancarias, ni siquiera tiene tarjetas de créditos, "no tengo nada" , expresó, lo que es una muestra de que no pretende escapar de Panamá, además que sus hijos en Estados Unidos, le recomendaron que desistiera de los procesos en este país y que regresara a Panamá a enfrentar la justicia.

La petición de los abogados en la audiencia de hoy es que a Martinelli se le otorgue un depósito domiciliario en lugar de estar en la prisión preventiva, como se mantiene desde que regresó a Panamá.

El exmandatario aseguró que es un hombre de 66 años de edad y que no sufría de todos los achaques que tiene hoy, los cuales atribuye a su condición como detenido, aunque aclaró que no tiene cáncer en la próstata (como él mismo dijo en la primera audiencia), pero aseguró si padece de este mal en "otro lado" que no identificó.

Durante su intervención, el expresidente señaló que en Panamá hay que hacer un cambio porque considera que el mandatario de la nación acumula mucho poder, lo cual considera que no es adecuado.

Antes de finalizar su intervención apeló a los magistrados para que tomen en consideración todo el tiempo que estuvo preso en los Estados Unidos y su condición de salud para tomar antes del fallo y que finalmente lo deja todo en las manos de Dios porque sabe que es inocente.