Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Hay crisis o no hay crisis?

Los personeros del gobierno han dicho que la crisis económica iniciada por y en EUA desde hace ya varios años no afectará la economía pa...

Los personeros del gobierno han dicho que la crisis económica iniciada por y en EUA desde hace ya varios años no afectará la economía panameña y, de hacerlo, no será muy grave. Para nadie es una sorpresa que el gobierno de Martín Torrijos siga mintiendo. La crisis económica es sentida en la gran mayoría de los hogares panameños y se presenta con crudeza cuando las familias no pueden tener acceso ni siquiera a los alimentos mínimos para cubrir sus necesidades energéticas. A los trabajadores panameños les resulta casi imposible satisfacer sus necesidades, no importa lo que diga la CEPAL.

Lo que son incapaces de reconocer los gobernantes y los grupos de poder económico es que la crisis actual, como todas las anteriores, es producida por el propio sistema capitalista, que siempre favorece a las grandes corporaciones; en este momento se trata de la máxima ganancia del capital financiero especulativo. El libre mercado y la intervención del Estado son utilizado por estos grupos cuando les conviene. Lo que actualmente se vive demuestra que el libre mercado ha fallado; las intervenciones son para salvar a los grandes capitales, no así a los consumidores ni a los ahorristas. El “apoyo” gubernamental que se ofrece en la actualidad proviene de los impuestos que pagan los contribuyentes y que pasan a manos de los empresarios, negando la atención de las demandas sociales. Se resisten a aceptar que la crisis es del sistema y creen que lo que ha ocurrido se puede resolver sólo con mayores regulaciones al sector financiero.

Debemos cuestionar el que las instituciones de crédito internacional obliguen sólo a países pobres a “ajustarse el cinturón”, a eliminar la intervención del Estado en la economía, a privatizar empresas que luego aumentan los precios de los servicios públicos, lo que trae como resultado más pobreza a los sectores de menores ingresos e ingresos medios. El neoliberalismo, que han impulsado estos organismos y los malos gobiernos, ha producido también un deterioro en las condiciones de empleo y más desempleo, por las reformas impuestas a las leyes laborales que han tenido como propósito favorecer la ganancia y no la supuesta generación de empleos.

La crisis será más grave en el 2009, así lo pronostican varios medios. Y “aquí no pasa nada”, según Torrijos. Si no hay crisis, ¿por qué siguen aumentando los precios de los productos de la canasta básica, los de los bienes y servicios como salud, educación, vivienda, transporte, recreación? ¿Por qué en la actualidad, muchos panameños tienen que escoger entre comer una o dos comidas al día y no pagar otras cosas? ¿Entre comprar medicinas o comer? ¿Entre ir al colegio o comer? Los que aquí dicen que no hay crisis, se refieren sólo a los ricos, los que realmente le interesan a este gobierno. Estos ricos son los que ostentan el poder económico y político, son los dueños de los partidos políticos, les favorece la alternabilidad del poder o la continuidad, pues sus intereses económicos están garantizados con cualquiera de ellos, que hacen que sus empresas sean al mismo tiempo “gobierno y oposición”. Al pueblo no nos queda más que organizarnos para enfrentar a quienes se han beneficiados con el neoliberalismo, que han utilizado el Estado para incrementar sus arcas. No podemos dejarnos engañar por el carnaval electorero que nos han impuesto de manera temprana a través de su maquinaria publicitaria de falsas promesas.

-El autor es obrero de la construcción y secretario general del SUNTRACS.rologe54@yahoo.com