Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Existe un plan anti Balbina? ¿Por qué?

En reiteradas ocasiones he señalado que los contenidos que se están jugando en la presente coyuntura electoral, dependiendo de sus resul...

En reiteradas ocasiones he señalado que los contenidos que se están jugando en la presente coyuntura electoral, dependiendo de sus resultados, incidirán de manera profunda en el proceso democrático panameño. Más allá de la formales alianzas electorales, existe en curso un proceso que tiende, en un caso, a dotar al Estado de formas y contenidos que no se corresponden con una sociedad democrática participativa, donde el Estado tiene que ser el mediador social y político por excelencia. Desde esta perspectiva, lo que se cierne sobre el país es el peligro de una sociedad donde la confrontación será el pan diario, lo que eventualmente generaría un clima de antidemocracia, terrible para la paz social.

Lo anterior se explica por el hecho de que los sectores de poder económico que hegemonizan el proyecto que tiene como abanderado a Ricardo Martinelli constituyen representaciones importante del bloque oligárquico del poder económico, que reniegan de las articulaciones y mediaciones de los factores de poder social y popular.

Cuando los panameños creíamos desterradas aquellas formas y métodos de hacer política antes de 1968, hoy como el ave fénix, agarrada de las manos de estos grupos económicos, reaparecen con fuerzas, instrumentalizando los recursos de la mentira y el agravio a la integridad, para descalificar todo aquel que no se cuadre con su cruzada. Para estos grupos de poder económico resulta inaceptable que una plebeya como Balbina haya tenido la osadía de aspirar a dirigir al Estado. Pierden de vista que no es Balbina la persona, la mujer que salió del barrio, que a base de sacrificio ha tenido importantes victorias en su vida, la que atacan, sino a esos miles y miles de panameños, que al igual que ella, gracias a oportunidades que creó Omar Torrijos hoy constituyen nuestra clase profesional y capas media.

Son las grandes mayorías nacionales, pueblo en su mayoría, que ven en Balbina, un gobierno que lo puede hacer mejor, creando oportunidades para todos. Me ratifico, el pueblo ve en la candidata una de su propia gente.

Por los lados de la campaña de Martinelli existe mucho nerviosismo, no confían en sus encuestas y ya han comenzado a levantar el argumento del fraude; ello no es casual, traer ese argumento a la escena electoral da cuenta de los temores reales de una derrota por parte del pueblo.

-El autor es abogado.ramiroguerra50@yahoo.es