19 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Un juicio extraño

Los cubanos Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar, Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort y René González Sehwe...

Los cubanos Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar, Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort y René González Sehwerert cumplirán pronto 11 años de prisión en cárceles de EUA.

Los cinco fueron apresados la madrugada del sábado 12 de septiembre de 1998; se les acusa de espionaje y varios de ellos purgan condenas por encima de las cadenas perpetuas.

Desde el momento del arresto y durante 17 meses fueron sometidos a confinamiento solitario, en celdas de castigo, aislados del mundo exterior, en violación de las propias reglas carcelarias norteamericanas, que limitan semejante trato a un máximo de sesenta días y solo a reos peligrosos por delitos graves cometidos dentro de la prisión. (Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, agosto de 2009).

En reiteradas ocasiones el propio gobierno estadounidense y la llamada Corte de Apelaciones, así como testigos y militares han coincidido en que el trabajo realizado por los cubanos en los Estados Unidos no pone en peligro su seguridad.

En septiembre de 2008, la Corte de Apelaciones en pleno, y por unanimidad, determinó que no había prueba alguna de que los acusados hubieran “ acopiado o transmitido informaciones secretas ” ni que hubiesen dañado la seguridad nacional de Estados Unidos y por ello declaró que las sentencias por el Cargo 2 (conspiración para cometer espionaje) eran erróneas, las anuló y dispuso un proceso de resentencia para Ramón y Antonio (Corte de Apelaciones del Onceno Circuito, No. 01-17176, D.C Docket No. 98-00721-CR-JAL, páginas 70-81).

Sin embargo, en asombrosa discriminación, aunque reconoció que igual correspondía proceder con Gerardo, rehusó hacerlo, aduciendo que ya sobre él pesa otra condena a perpetuidad.

El 8 de abril de 2004 un grupo de trabajo interdisciplinario cubano hizo un análisis de los cinco cubanos detenidos en cárceles estadounidenses, los resultados fueron enviados al gobierno.

En su contenido, el informe alude que a partir de los hechos y en las circunstancias en que se celebró el juicio y por la naturaleza de los cargos y de las severas sentencias dadas a los acusados se infiere que el juicio no tuvo lugar en el clima de objetividad e imparcialidad que se necesita para concluir que cumple con las normas de un juicio justo, como se define en el Artículo 14 de la Convención Internacional de Derechos Civiles y Político, de la cual Estados Unidos es parte.

Antonio Guerrero Rodríguez fue sentenciado a cadena perpetua, más 10 años. Fernando González Llort fue sentenciado a 19 años de prisión. Gerardo Hernández Nordelo fue condenado a dos cadenas perpetuas, más 15 años. Ramón Labañino Salazar fue sentenciado a cadena perpetua, más 18 años y René González Sehwerert, a 15 años de prisión.

*Periodista.fdemen@yahoo.es