20 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Un colonense en la ONU

Estaba en deuda con un amigo, colonense como yo y gracias a este diario la puedo saldar, pareciera extemporáneo, pero para exaltar a un ...

Estaba en deuda con un amigo, colonense como yo y gracias a este diario la puedo saldar, pareciera extemporáneo, pero para exaltar a un amigo nunca es tarde.

Recién iniciado el gobierno del señor Ricardo Martinelli fue designado el Dr. Pablo Antonio Thalassinos jefe de la misión diplomática de Panamá en Naciones Unidas en condición de embajador permanente.

Pablo es el primer colonense designado para ese cargo en la historia de nuestra participación como país miembro de este organismo mundial. Panameños ilustres nos han representado en este foro, entre ellos Jorge Illueca Sibauste, quien fuera además presidente de su Asamblea General en 1983; Carlos Ozores Tipaldos; Aquilino Boyd, quien presidió en su momento el Consejo de Seguridad; Ramón Morales; Carlos Arosemena y Ricardo Alberto Arias, entre otros.

Para nadie es desconocida la posición política y partidista del Doctor Pablo Antonio Thalassinos, maestro de generaciones de profesionales de la Sicología en Panamá, para algunos les resultará difícil asimilar que en un gobierno que en su momento sus líderes hayan militado en la oposición al Gobierno encabezado por el Partido Revolucionario Democrático (PRD), (incluso creo que no asimilarán mi artículo) a este perredista y torrijista se le haya distinguido con tan alta responsabilidad.

Me atrevo a señalar que la decisión tomada por Pablo de apoyar la propuesta electoral del presidente Martinelli, la hizo en el marco de un escenario muy complejo: su familia o el partido, sus principios de preservar la unidad de su hogar lo llevó a apoyar la decisión familiar, y su convicción humana de que apoyaba la mejor opción electoral, tal como lo manifestó públicamente.

Nadie pone en tela de duda su trayectoria profesional y política al servicio de la sociedad panameña. Y así lo comprueba cuando el presidente Ernesto Pérez Balladares le confió la responsabilidad de dirigir el Ministerio de Educación; por su formación humanista, él entendió la necesidad de convertir nuestra educación en el agente impulsor de los cambios requeridos en nuestro país y ubicarnos en los nuevos escenarios del siglo XXI.

En su condición de jefe del Sistema Educativo panameño lideró un debate nacional sobre la problemática educativa nacional. Esto motivó la preparación de la Estrategia Decenal de Modernización de la Educación Panameña 1996-2006. Su labor como ministro orientada hacia el logro de una transformación de la educación es incuestionable.

Todavía recuerdo la despedida que le ofrecimos un grupo de compañeros y amigos días antes de su partida hacia Nueva York, a cumplir con su deber. Sabemos que su trabajo en Naciones Unidas lo está desarrollando con excelencia. Con la labor que está realizando el embajador Thalassinos, Panamá continuará desempeñando un papel central protagónico en las relaciones internacionales y la lucha por un orden económico mundial justo y equitativo.

*Educador.romagrau19@hotmail.com