Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Ajustes en el Metrobús

El nuevo sistema propuesto por el gobierno para la operación del transporte público en el área metropolitana, ha tenido que ajustarse a ...

El nuevo sistema propuesto por el gobierno para la operación del transporte público en el área metropolitana, ha tenido que ajustarse a la realidad del mercado internacional que suministra los buses y a las condiciones operativas del proyecto. La licitación pública se realizó en forma exitosa y la compañía Movilidad S.A. se ganó la misma al ofertar un precio de 64 centavos el pasaje y tener la mejor propuesta técnica. El calendario original preveía que con la llegada de los buses a partir de octubre del 2010, se iniciaría la modernización del transporte público.

La realidad del mercado internacional indica que no es posible adquirir la flota completa en un periodo tan perentorio y que se requerirá al menos de diez a doce meses, para tener cerca del 70% de los buses nuevos para reemplazar a los diablos rojos. Esto ha hecho que el gobierno se vea en la necesidad de establecer un plan transitorio para garantizar el servicio.

Una de las principales medidas que ha tomado el gobierno es subsidiar el costo del pasaje. Recordemos que la empresa ganadora ofreció un precio de 64 centavos para el pasaje y el gobierno presentará en los próximos días un subsidio para reducir esta tarifa. Al momento de escribir estas líneas, no se ha indicado a cuánto ascenderá ese subsidio y por consiguiente, cuánto tendrá que pagar el usuario.

La ATTT está en la revisión final del contrato administrativo y operativo con el nuevo concesionario que tendrá a su cargo la operación del Metrobús. Además, la ATTT prepara un contrato de servicio para garantizar la prestación del servicio en lo que se llama el periodo de transición.

Este periodo de transición será de un máximo de doce meses, podría ser menor si el mercado internacional acelera la entrega de los buses nuevos. El plan de transición prevé un contrato entre la ATTT y Canatra, después que el gobierno adquiera la flota vehicular existente. Una vez que en el país esté el 70% de los buses nuevos, se iniciará el proceso de salida de los diablos rojos y en ese momento, se habrá realizado toda la compensación a los transportistas y entrará a regir la nueva tarifa.

En el periodo de transición el costo del pasaje se mantendrá en 25 centavos y el contrato de administración tendrá normas nuevas para manejar los diablos rojos. Los conductores tendrán un salario fijo y no se permitirá la competencia en ruta. Además, se establecerán nuevas especificaciones para el trato a los usuarios.

La nueva flota que reemplazará a los actuales diablos rojos estará compuesta por buses fabricados exclusivamente para el traslado de pasajeros que dispondrán de asientos cómodos, aire acondicionado, puestos reservados para la tercera edad y embarazadas, así como acceso a los discapacitados. En términos prácticos, será aproximadamente en mayo del 2011 cuando arrancará este nuevo sistema.

En el periodo de transición se intensificará el entrenamiento a los conductores que serán contratados por la nueva concesionaria, particularmente recibirán capacitación técnica y de servicios, para que puedan ofrecer un trato de excelencia a los usuarios. Los conductores tendrán sueldo fijo y horarios establecidos, lo que impedirá las regatas al eliminarse la competencia en ruta y se podrá poner orden en la salida y en el recorrido para evitar la competencia por recoger pasajeros.

Un tema importante para el usuario es la implementación de un pasaje único en el Metrobús. Las autoridades esperan que con esta medida el usuario pague una sola vez de ida y una sola vez de vuelta su pasaje, y podrá hacerlo a través de tarjetas recargables.

Otro de los ajustes que está haciendo el gobierno es la reorganización de las actuales rutas, de manera que se pueda lograr un mejor planeamiento de los recorridos, disminuir el tiempo en espera en las paradas, garantizar la frecuencia de las unidades y mejorar la seguridad y confiabilidad del viaje.

Un tema conflictivo es la compensación que se debe hacer a los transportistas y para ello, se tienen adelantadas las negociaciones y se prepara un programa de pago que recibirán los dueños de los buses para salir del sistema.

A pesar de los retrasos, que son normales en este tipo de proyectos, la realidad indica que el proyecto del Metrobús avanza paso a paso y que afortunadamente se cuenta con un grupo de expertos nacionales e internacionales, que planean la ejecución del mismo para producir el menor trauma posible. Todo sistema nuevo crea ansiedades y lo importante en este momento es que el usuario tenga la paciencia para esperar esta transformación y el gobierno mantenga informado a los usuarios de lo que está ocurriendo.

*INGENIERO Y ANALISTA POLÍTICO.