Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Avatar del Ricardo Arturo Ríos Torres

Ricardo Arturo Ríos Torres

Columnistas

Acción Comunal y la Patria Boba

La orientación es nacionalista, cívica, política (ajena al bipartidismo liberal – conservador) y sobre todo antiestadounidense

El 19 de agosto de 1923 se funda como sociedad secreta Acción Comunal, es la respuesta dialéctica a la mentalidad de protectorado de la elite dominante, la cual sumisamente es el ‘yes man' a los intereses del Imperio de Washington.

La incipiente clase media, integrada por profesionales con cultura humanística, nutre el movimiento contestatario, entre ellos Ramón Mora, Víctor Florencio Goytía, José Manuel Quirós y Quirós, José Pezet, Alberto Guardia Jaén y Enrique G. Abrahms.

La orientación es nacionalista, cívica, política (ajena al bipartidismo liberal – conservador) y sobre todo antiestadounidense. El amor a la Patria es el eje anímico de su protagonismo.

El devenir histórico es un fluir constante y cinético. El acontecer nacional está pleno de paradojas y parodias. Panamá, con una historia fascinante, de encrucijadas, éxitos y fracasos, es el único país que en el corazón geográfico de su territorio tuvo un poder imperial gigantesco, logramos sobrevivir con dignidad con la épica de la Soberanía, inédita en el mundo contemporáneo.

La década de 1920 aglutina núcleos de estudiantes, sindicalistas, profesionales que reaccionan a la Patria Boba, la cual surge del enclave colonial de la zona del canal.

El Nido de Águilas es el caldero de inquietudes vanguardistas, baluarte del alma nacional en las manifestaciones artísticas, culturales y patrióticas. El Instituto Nacional es el sustento del imaginario de una sociedad rebelde que afirma su independencia ante la presencia avasallante del Coloso del Norte.

La década de 1920 se inicia con el incidente del general Pershing, el pueblo enfurecido apedrea el auto del héroe norteamericano en oposición a la entrega de Taboga a los Estados Unidos.

La Guerra de Coto (1921) conmociona a Panamá; surge la Federación Obrera (1921). El Movimiento Feminista (1922) asume protagonismo, Clara González funda el Partido Nacional Feminista (1923), nace Acción Comunal (1923), el Sindicato General de Trabajadores (1924).

La Revolución de Tule irrumpe en 1925. El Movimiento Inquilinario (1925) es la protesta popular más significativa.

Los institutores dejan huellas de lo que será la Federación de Estudiantes de Panamá. El Movimiento Feminista se hace sentir con el reclamo de ciudadanas que urgen plenos derechos en una sociedad democrática. El centenario del Congreso Anfictiónico de Bolívar se celebra en 1926, el cual genera que los ideales del Libertador se concreten en acciones sociales de beneficio colectivo. El Tratado Kellogg - Alfaro de 1926 es rechazado por unanimidad, pues en nada soluciona los problemas derivados del enclave canalero. La debacle financiera de la Bolsa de New York se da en 1929, Wall Street se tambalea, la Gran Depresión azota a los Estados Unidos.

La Patria de Juan Mendoza, Buenaventura Correoso y Manuel José Hurtado es un semillero de ideas revolucionarias.

Acción Comunal apoya la lucha feminista, milita contra el Tratado Kellogg - Alfaro, cierra filas con las protestas inquilinarias es un ente de cambio social. Promueve el uso del idioma español y establece un boicot a la gran cantidad de negocios con letreros en inglés, como ocurre hoy en nuestro país. Desarrolla una campaña de contar en balboas.

Acción Comunal exige que los directivos de los puestos públicos en Salud, Educación, Policía, Obras Públicas, entidades financieras y muchas otras sean panameños, nunca norteamericanos.

El desarrollo agropecuario es fundamental para la economía nacional, rechazan las importaciones, el gran negocio de la plutocracia. La postura contra la corrupción es vertical, demandan decencia y honradez en el ejercicio de la vida gubernamental.

Acción Comunal, el dos de enero de 1931, da el primer golpe de Estado de la vida republicana, lo organiza contra el presidente Florencio Harmodio Arosemena, ocurre sin participación militar ni injerencia extranjera. La clase media es la protagonista.

Acción Comunal denuncia al Gobierno de Arosemena como un apéndice del régimen de Rodolfo Chiari proyankee, caracterizado por la corrupción y el nepotismo. Las actividades bélicas acontecen en los cuarteles policíacos y sobre todo con la toma del Palacio de las Garzas, hay muertos y heridos.

Arnulfo Arias, invitado por el presidente Florencio Harmodio Arosemena a celebrar el Año Nuevo, dirige desde adentro el asalto a la Presidencia. Harmodio Arias es designado como presidente de la República, pero los Estados Unidos ponen a Ricardo J. Alfaro para mantener el orden constitucional.

El poder fracciona la unidad de Acción Comunal, de allí nace el Panameñismo y luego la corriente del Arnulfismo.

Arnulfo Arias es derrocado tres veces con la intervención de Washington, son los vaivenes del poder y el karma que persigue al líder panameñista.

Hoy el Panameñismo sepulta los ideales contestatarios de Acción Comunal. Varela olvida el laicismo que fundó la República y es también responsable del caos institucional que afecta al país. La corrupción es parte de la sociedad amoral que vivimos.

Acción Comunal es un aldabonazo en la conciencia crítica de la Nación panameña, la trayectoria nacionalista es un arquetipo que encarna con decoro la Generación del 58, combativa, heroica y mártir.

Recomiendo para ampliar información Acción Comunal saluda a Lindbergh en español de Sofía Izquierdo, puede que esté en la Cultural Panameña, pero se puede consultar en la Biblioteca Nacional.

HISTORIADOR, ESCRITOR Y DOCENTE.