Temas Especiales

29 de Ene de 2023

  • Roberto “Toño” Rosas

Columnistas

Sertv y un 'Encuentro con la historia'

Los grandes perdedores de la historia son los que dejan de recordarla. Los vencedores la escriben. Es imperativo moralmente recordar la historia, para un país tan joven y con tanta trayectoria de reivindicaciones como el nuestro.

Los grandes perdedores de la historia son los que dejan de recordarla. Los vencedores la escriben. Es imperativo moralmente recordar la historia, para un país tan joven y con tanta trayectoria de reivindicaciones como el nuestro. Nuestra identidad, la conciencia de nuestras batallas y conquistas, emana de lo que se ha vivido; sobre todo, de lo que ha sufrido este pueblo panameño. Los actos de los grandes patriotas crean la historia. Documentarla correctamente, honra esas hazañas y sacrificios. Certifican para siempre el valor de sus obras, valoran su sufrimiento y sirven de ejemplo de lo que somos capaces de hacer por nuestra Patria.

He tenido el privilegio y el orgullo de ver la serie que produce Sertv, “Encuentro con la Historia”, dirigida por la cineasta panameña Delfina Vidal, con guion de Mónica Guardia. Nos narran siete eventos de la historia nacional de importancia académica: los eventos de independencia de 1903, la construcción del canal, el sufragio femenino y la lucha de Clara González y Ester Neira, la vida de Ricardo J. Alfaro, la de Reina Torres de Araúz, la de Carlos Endara y la visita del general Pershing y la defensa de Taboga, último episodio de la primera temporada.

La capacidad técnica que hemos demostrado los panameños en realizar estas piezas de aquella época, la precisión, la sensibilidad histórica, la investigación, el trabajo de los actores y el lenguaje cinematográfico que utilizó nuestra televisión estatal no tiene nada que pedirle a nadie. Felicito a todos los involucrados en este proyecto y les agradezco este gran servicio que le han hecho a la Patria.

El proceso de recopilación y enseñanza de la historia ha tenido una trayectoria accidentada en nuestro país. En principio, por falta de expertos y trabajos de investigación que detallaran los pormenores del relato histórico. Tomó vida y obra de grandes panameños investigar y documentar la historia republicana de nuestros antepasados de la nación panameña. Efecto de ello, es que lo que recibimos en la escuela, dista considerablemente del consenso histórico actual. Así, le pasó a todos los de mi generación y las que siguieron hasta la de mis hijos.

Como mencionaba arriba, para nosotros, que nos costó tanto lograr la soberanía, nos es doblemente importante recordar la historia. Ese Panamá de la posguerra, el que avanza en sus luchas reivindicativas, es para algunos, controversial. Nuestro país, como la mayoría de los latinoamericanos, fue gobernado por una casta política homogénea, conformada, salvo raras excepciones, por la clase privilegiada del país. En Panamá, en los 60, el espíritu de los tiempos clamaba por reivindicaciones y surgieron nuevos líderes, que destronaron a la élite y lograron la verdadera independencia. Se levanta una clase media robusta en el país, se masifica la educación, se firman los Tratados del Canal y se recuperan la soberanía y la dignidad nacional. El país no solo sobrevive sin ellos, sino que progresa como nunca en su historia. Envidiosos y desprestigiados, se prestan entonces a querer interpretar la historia a su manera, una suerte de añoranza por aquel “statu quo” que tanto disfrutaron sus padres.

Toma forma, esta voluntad de borrar la historia, cuando empiezan las críticas a la cátedra de Relaciones de Panamá con EUA. Críticas que terminaron por eliminarla del currículo nacional. Proceso que termina de cimentar la administración pasada, la heredera de aquel “establishment” y del partido político que los representa. Han sido ellos, apoyándose en la crisis de los años posteriores a la invasión, los que han intervenido sobre la historia nacional. Desde eliminar la materia, a corregir a profesores de historia en actos oficiales, hasta negarse a llamar a los tratados por su nombre.

Aplaudo la propuesta de Sertv y a todo aquel que se dedique a encontrar y rescatar nuestra historia. Hay que apoyar a la televisora del Estado para que siga haciendo proyectos de este tipo, que no solo luchan por contar nuestra historia, sino que en el proceso emplean y desarrollan todo ese talento nacional que hizo gala en este trabajo. El cine es el foro donde se debaten los grandes temas de la experiencia humana.

Humanista