30 de Sep de 2022

Columnistas

Réplica al editorial 'Actuar con inteligencia'

Deseo hacer algunos comentarios sobre una opinión que plasmó el periódico La Estrella de Panamá, el día 12 de agosto

Deseo hacer algunos comentarios sobre una opinión que plasmó el periódico La Estrella de Panamá, el día 12 de agosto reproducido con el título "Entre Líneas".

La decana de los periódicos en Panamá se preguntaba, ¿Para qué sirven las comarcas? Hasta ahora no han demostrado proteger la cultura ancestral y tampoco han servido para resguardar los bosques y afluentes.

Siempre he pensado que el racismo y la intolerancia hacia los grupos originarios está latente en nuestra sociedad. He visto la discriminación contra el indígena, y en mi caso, lo he sufrido en más de una ocasiones. Nunca se comenta lo positivo del indígena, las críticas se direccionan hacia sus debilidades y carencias, elementos que se utilizan para marginar, aislar y segregar al indígena en varios ámbitos del país.

Esta actitud subyace en las mentalidades de muchos panameños no indígenas, lo he observado y lo he confrontado en muchas ocasiones.

Pero en este momento, con una sorpresa inaceptable, lo veo reproducido por la redacción de La Estrella de Panamá. La pregunta que se hace deja al descubierto el racismo y la intolerancia hacia los indígenas de Panamá.

Sus comentarios y críticas demuestran el desconocimiento que tienen de las luchas indígenas en Panamá. Un país tan pequeño, al tener 7 comarcas, es una experiencia de consulta obligatoria para varios países de nuestra América, cómo se logró esa legalidad territorial. Ese paso que dio el Estado panameño, con una población que representa solo el 5% de la población nacional, ha sido y sigue siendo una experiencia invaluable para varios países de nuestra América, donde no sólo tienen más población indígena, no solo porcentual, sino cuantitativamente, y no han podido delimitar un territorio para sus nativos-originarios. Logros, que sí se ha dado en Panamá, es un aporte importante en tema de derecho indígena.

En cuanto al impacto nacional, las comarcas indígenas es la que preserva y conserva el oxígeno del país, es el pulmón del país. Gracias a esa conservación existen hoy día varias hidroeléctricas y las aguas de las que disponen se debe al cuido y a las prácticas productivas de los originarios de Panamá. Por el ejemplo, la hidroeléctrica Bayano, Fortuna, Changuinola, Barro Blanco, para mencionar algunas. De no existir esas comarcas, esas áreas estarían todas deforestadas por la práctica de quema y roza de los ganaderos y agricultores no indígenas del país.

Las comarcas conservan varios recursos naturales de un alto valor financiero para el país. De las comarcas salen los mayores afluentes de los ríos que tiene el país.

La cultura indígena en Panamá son destacadas por nuestros hermanos indígenas ngöbe, buglé, emberá, guna, naso y teribe. El turismo de playas, ríos, el etnotutismo toma cada vez mayor relevancia para el turismo internacional y local.

Cada día la mano de obra indígena es más calificada para el mercado local. Nuestra generación está llevando nuestra danza, baile y cosmovisión tanto en el plano nacional como en el exterior. Destacando nuestro aporte a la cultura panameña. Con modestia podemos decir que somos uno de los pocos países de nuestra América logró llevar un mis Panamá Ngäbe, en el 2018 a Miss Universo, qué apropósito, el gobierno de turno no le dio el apoyo que merecía, pero suficiente con el apoyo de todos los panameños eso nunca se olvidará.

Cómo verán, la cultura panameña es enriquecida por la cultura originaria de este país.

Pareciera que La Decana (La Estrella de Panamá), desconoce de estos aportes y sin hacer cálculo, floreciendo en sus venas el racismo y la intolerancia hacia los indígenas de este país, lanza su flecha como los colonizadores de ayer, ¿Para qué sirve la Comarcas?

Finalmente, en lo personal, lo que más me duele que cuando al grupo GESE se le colocó en la Lista Clinton, no dude en dar mi firma como solidaridad para que fuese excluido de dicha lista. Y lo hice por ser la Decana del periodismo en Panamá. Como indígena y como panameño lo hice por solidaridad, porque pensé que su inclusión era injusta, lo que no pensé que nosotros, varios indígenas, estábamos apoyando a alguien que a la fecha aún mantiene esa mentalidad colonizadora y discriminatoria hacia los originarios de este país nuestro: Panamá.

Finalmente, ojalá que sus directivos corrijan ese comentario y se disculpen con todos los indígenas de este país.

Dios tenga misericordia de nuestro país.

José Isaac Acosta

Céd 9-171-708.

Ngäbe-Buglé.