Panamá,25º

05 de Dec de 2019

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Entre Líneas

Cuando una pata cojea

Resulta inconcebible que la JMJ esperaba miles de peregrinos

El éxito del turismo depende de la sincronización perfecta entre los diversos componentes que lo rodean. Con la recién Jornada Mundial de la Juventud quedó demostrado de qué pata se cojea. Y es que mientras el país no tenga una política de cielos abiertos, el turismo se verá afectado. Resulta inconcebible que la JMJ esperaba miles de peregrinos, pero también un gran número de personas que venían a conocer el país y a última hora tuvieron que suspender sus viajes, porque el precio de los boletos aéreos se duplicó. ¿De qué sirve invertir tantos millones de dólares en un aeropuerto, si el turismo panameño no se beneficia? Panamá tiene que encaminarse hacia una política turística integral, porque el turismo es la industria más democrática, pues permea desde lo más alto hasta lo más bajo. Gana desde el acaudalado empresario hasta el humilde artesano. Pero si aquí las cosas son solo para que un sector gane, entonces hay que cambiar las reglas. El país tiene que progresar y abrir los cielos. Convertirnos en un verdadero centro de atracción de visitantes. Nada ganamos con ser un país con conexión, si no hacemos que ese pasajero ingrese al país. En definitiva, esto hay que resolverlo y pronto, porque de lo que se trata es de que el país progrese y no de que un solo sector se beneficie. La inversión en el aeropuerto de Tocumen tiene que permear a todos los panameños y de los 20 millones de pasajeros que se piensa mover por esa terminal, hagamos que por lo menos un cuarto de ellos ingrese a Panamá, se quede por unos días y nos ayude a mover la economía. ¡Así de simple!