• 27/02/2024 00:00
Entrelíneas

Un discurso que cala

El discurso del hombre o mujer fuerte se impone y así vemos a una Meloni en Italia, un Trump en Estados Unidos, un Bukele en El Salvador [...]

El mundo sigue en su metamorfosis, pero en cada país, la retórica empieza a cambiar. Fueron en los años después de la Segunda Guerra Mundial que todo lo que oliera a “comunismo”, entraba en una especie de hoyo del peligro. En Latinoamérica para los sesenta y setenta subieron los gobiernos dictatoriales y para los 90 el famoso “retorno a la democracia” se puso de moda. Durante los últimos 30 años han florecido gobiernos cuyo discurso es “luchar por los más necesitados”, discurso que entró en desgaste, porque los necesitados siguen allí sin que se les resuelvan los problemas y peor aún, porque han ido en aumento. Pero el discurso que está calando hoy es el de los señalamientos fuertes: voy a acabar con la casta de privilegiados, voy a acabar con la inseguridad, voy a acabar con todo aquello que nos ha hecho pobres o débiles... Hagamos grande tal y cual... El discurso del hombre o mujer fuerte se impone y así vemos a una Meloni en Italia, un Trump en Estados Unidos, un Bukele en El Salvador o un Milei en Argentina, cuya popularidad trasciende y se multiplica. ¿Estamos de vuelta con los hombres fuertes? El mundo entra en modas extrañas y todo parece indicar que el discurso fuerte es el que está ganando simpatías. En Panamá ya hemos tenido experiencias en estos asuntos y todos sabemos el final. Tengamos esa experiencia en cuenta, porque no estamos para experimentos. ¡Así de simple!

Lo Nuevo
comments powered by Disqus