24 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Organismo Electoral Universitario

El Organismo Electoral Universitario tendrá la responsabilidad de organizar, dirigir y fiscalizar todos los procesos de elección directa...

El Organismo Electoral Universitario tendrá la responsabilidad de organizar, dirigir y fiscalizar todos los procesos de elección directa en la Universidad.

En el Referéndum del 9 de junio del 2010, el Organismo Electoral Universitario demostró lo que todos los universitarios verdaderos y serios sabíamos de antemano: ser un organismo genuflexado al rector y a la camarilla de sus seguidores que no se detendrían ante nada, con tal de alcanzar sus aviesos y torcidos despropósitos, al someter la independencia ya precaria del Organismo Electoral Universitario, que quedó al descubierto ante la Comunidad Universitaria por el manejo poco independiente, serio y hasta la alteración fraudulenta de los verdaderos resultados finales.

Sin olvidar, por supuesto, la artimaña repugnante de la ponderación del voto; control absoluto de los jurados de mesa y de la Junta de Escrutinio; junto a irregularidades inaceptables en la emisión del voto en muchos lugares, sobre todo en Colón, La Chorrera, Veraguas y Ciencias Agropecuarias.

La acción artera y tramposa alcanzó tal magnitud, que en gesto delincuencial sin precedente, escanearon las firmas de los representantes de la opción por el NO, para usarlas en un comunicado totalmente tendencioso y carente de veracidad. Detrás de este hecho absolutamente inmoral, el Organismo Electoral Universitario jamás se pronunció ante esto y todas las irregularidades que se dieron y que fueron del conocimiento de ellos, nunca tuvieron la voluntad y valentía de resolverlas.

Este 29 de junio del 2011 se realizarán las elecciones de las autoridades universitarias del Campus y centros regionales, ante las cuales exigimos que el organismo electoral sea garante del sufragio con total fiscalización, independencia, imparcialidad y objetividad del proceso electoral.

Por ello, creemos que el doctor Rolando Murgas Torrazza, tantas veces vilipendiado y calumniado a través de un periodicucho administrativo que el rector respalda y atiza, en un gesto que lo enaltecerá por siempre, debe manejar un proceso digno y serio para que no siga prestando su nombre y credibilidad para acomodar los procesos electorales universitarios, a las exigencias de un poder que está totalmente desfasado.

Para finalizar, nada de las fechorías que han hecho va a impedir que esta sea la última morada en la Colina, que con urgencia necesiten visitar cuanto antes el oculista, para que puedan encontrar la puerta definitiva de la Universidad.

*ESTUDIANTE UNIVERSITARIO.