12 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Cambio de nombre ‘Panamá’

La propuesta hecha a la Junta de Notables que estudian posibles reformas a la Constitución Política del Estado panameño, en los términos...

La propuesta hecha a la Junta de Notables que estudian posibles reformas a la Constitución Política del Estado panameño, en los términos de cambiar el nombre de la República de Panamá por el de República Centroamericana de Panamá debe ser vista con suma cautela. La proposición no únicamente es ahistórica, sino que entra en el terreno de la confusión de realidades muy claramente diferenciadas.

Centroamérica es un concepto histórico—político. América Central, por su parte es un concepto geográfico. El indistinto uso de uno y otro, no lleva a la precisión clara y muy por el contrario conduce a inexactitudes, muy pocas veces advertidas.

Panamá, no fue parte de la construcción de Centroamérica. En efecto desde el siglo XVI hasta el siglo XIX, lo que se conoció como Centroamérica fue parte del Reino de Guatemala (Capitanía General de Guatemala), el cual desapareció durante la época de la Constitución de Cádiz (1810—1814 y 1820—1821). El reino de Guatemala fue sustituido por dos provincias: la de Guatemala y la provincia de Nicaragua y Costa Rica. En 1821 se crean tres provincias más: Chiapas, El Salvador y Honduras. Así en ese mismo año, Chiapas se independizó de España, en septiembre lo hizo Guatemala, y después Salvador, Honduras y Nicaragua y Costa Rica. De manera que se tiene el 15 de septiembre de 1821, como el día de Independencia de las naciones centroamericanas.

Luego de la independencia de estas naciones de España, se pensó en la unión al Imperio Mexicano de Agustín de Iturbide, hecho que recibió la aprobación de Guatemala y el rechazo de: El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. No obstante, bajo el mando del general mexicano Vicente Filosofa, fue invadida Guatemala y ocupado El Salvador.

El 1 de julio de 1823 se reunió en Guatemala la Asamblea Nacional Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América, la cual declaró la independencia total de España, de México y de cualquier otro país extranjero. De allí surgió la República Federada de Centroamérica.

La nueva Unión Centroamericana, oficialmente denominada República Federal de Centro América, comprendió a: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. En 1838 se anexó un sexto Estado: Los Altos (Quezaltenango y parte actual Soconusco Chiapas, México). La capital inicial fue Guatemala hasta 1834, luego Sonsonate y por último San Salvador de 1834 a 1839. Evidentemente Panamá no fue parte de esa realidad histórica—política centroamericana.

En el periodo 1838—1840 la federación centroamericana entró en una guerra civil. En abril de 1838 se separó Nicaragua, en octubre lo hizo Honduras, en noviembre Costa Rica y en 1839 Guatemala. Para ese momento, Panamá histórica y políticamente estaba vincula a la Nueva Granada (Colombia).

Así conviene hablar de Panamá como parte de América Central, concepto geográfico que incluye el istmo de Tehuantepec (México) hasta el río Atrato y con mucha reserva como parte de Centroamérica, por las razones históricas y políticas anotadas.

Cualquier propuesta de reforma a la Constitución Política referida al cambio de nombre por el de República Centroamericana de Panamá es un exabrupto, sobre todo si no toma en cuenta los argumentos históricos válidos.

*DOCENTE UNIVERSITARIO.