Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Asaltan al Pueblo

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI—FRENADESO.. Las formas de asaltar los recursos del pueblo panameño se modernizan a la usanza del modelo ne...

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI—FRENADESO.

Las formas de asaltar los recursos del pueblo panameño se modernizan a la usanza del modelo neoliberal. La privatización directa dio pasos a nuevas formas, en ella la tercerización de servicios, concesiones administrativas, la flexibilización de las compras directas, entre otras. Hoy, se impone en Panamá otra fórmula de privatización la Asociación Público Privado (APP), tanto en la construcción de la infraestructura pública como en la prestación de servicios.

Cualquiera sea su forma, el objetivo sigue siendo el mismo, acrecentar las ganancias de un grupo reducido de poder económico vinculado a los gobiernos, trasladando recursos públicos a manos privadas, de allí que para los empresarios estas fórmulas se constituyen en la nueva fuente de acumulación y para la partidocracia la conducción del Estado se constituye en su mecanismo de hacer negocios y favorecer a quienes conforman su entorno familiar, partidario y empresarial.

La Asociación Público Privada ya ha sido ejecutada en otros países de América Latina, so pretexto de garantizar las obras sociales y gestar descentralización, los resultados han sido nefastos, constituyéndose en un mayor foco de corrupción y legalización del tráfico de influencias. En el caso de Panamá los directamente involucrados en la toma de decisiones y por ende en la determinación de qué grupos económicos (locales y extranjeros) se benefician son el presidente y los ministros de la Presidencia y de Economía y Finanzas, lo que lleva al actual titular del MEF, Frank De Lima, al señalar que la torre financiera va bajo esta modalidad, a pesar de no constituir prioridad nacional ni social.

En el caso chileno, la APP se llevó a su máxima expresión, en el orden de los servicios, los subsidios a la educación, que se otorgaban a las familias, fueron ejecutados bajo esta modalidad, lo que significó coronar el proyecto de privatización de la educación, generando la exclusión de miles de niños y jóvenes del derecho a la educación.

La gama de proyectos es tan amplia que favorece el asalto de los recursos del Estado por parte de la patronal y el gobierno. En la otra cara, se acentúa el endeudamiento, se comprometen los recursos del Estado por más de 20 años, adicional a la deuda pública que ya mantiene Panamá, que a agosto de 2011 totalizó a la exorbitante suma de $12,703.66 millones.

Por otro lado, es ratificado el Tratado de Libre Comercio con EE.UU., que han dado en llamar TPC, para evitar el rechazo que generaba el primer nombre dentro de EE.UU., el cual ha significado las aceptación de una serie de condiciones impuestas por las Congresos norteamericanos, que hacen señalar a Barack Obama que el TLC con Panamá constituye un gran beneficio para los negocios estadounidense. En el caso panameño se compromete la seguridad y soberanía alimentaria, se flexibilizan las normas sanitarias y ambientales, se ponen en peligro puestos de trabajo.

Lo que festejan los grupos de poder económico en Panamá, principalmente el capital financiero e importador, ha significado para el conjunto de la sociedad panameña aceptar nuevos compromisos laborales, ambientales y la firma de un acuerdo de intercambio de información fiscal.

El TLC/TPC constituye otro atraco a los intereses nacionales, nunca se consideraron las asimetrías, no se consultó a la población, en el plano local, al igual que con otras leyes nefasta a los intereses del pueblo trabajador, se impuso en un madrugonazo de los ‘padres de la patria’.

Mientras el pueblo es asaltado por los ladrones de cuello blanco, mientras se estrangula a los pequeños productores agropecuarios y a los pequeños comerciantes, la patronal celebra: APP. Moratoria frente a las cuotas de la CSS retenidas ilegalmente y el TLC con EE.UU., toda una política a favor del capital, de los intereses de los grupos económicos, de los negociados a través del sector público.

Panameño, frente a esta nueva embestida del gobierno y la patronal, es necesaria la lucha organizada, la construcción de nuestra propia alternativa electoral para adecentar el país.