Temas Especiales

31 de May de 2020

Café Estrella

Lichtenstein en Washington

WASHINGTON. La obra de Roy Lichtenstein, el gran pintor estadounidense de arte pop, famoso por sus cuadros de imágenes de viñetas de cóm...

WASHINGTON. La obra de Roy Lichtenstein, el gran pintor estadounidense de arte pop, famoso por sus cuadros de imágenes de viñetas de cómic, a gran escala y conformadas por miles de puntos, es objeto en Washington de la primera gran retrospectiva desde la muerte del artista hace 15 años.

La exposición en la Galería Nacional de Arte, que abrió ayer con entrada libre, presenta unas 130 obras, entre pinturas, esculturas y dibujos, algunas emblemáticas, realizadas a lo largo de la prolífica y exitosa carrera del artista fallecido en 1997 a los 73 años.

La exhibición, que se podrá visitar hasta el 13 de enero, viajará luego a la galería Tate Modern de Londres, y más tarde al Centro Pompidou de París.

ENTRE LOS GRANDES

Lichtenstein es, ‘sin duda, el artista contemporáneo estadounidense más conocido junto con Andy Warhol’, otro maestro del arte pop, dijo a la AFP Harry Cooper, curador de la exposición.

‘No creo que él quisiera ser considerado, ante todo, un pintor estadounidense’, agregó. ‘Es un gran pintor moderno’, dijo.

La exposición se inicia con un cuadro icónico del artista, ‘Look Mickey’ (Mira Mickey) de 1961, en el que se ve al famoso ratón de Walt Disney, una imagen estadounidense por excelencia, burlándose del Pato Donald.

En esta temprana obra ya aparece la técnica de los pequeños puntos, marca registrada del artista. Todavía es primitiva; mucho después la mejorará, con rejillas o plantillas a través de las cuales los puntos serán siempre pintados a mano.

Lichtenstein capta imágenes icónicas para centrarse en su forma y ‘transformar el lenguaje del cómic en una obra de arte’, señaló Cooper.

En la exposición se puede ver otra obra célebre, ‘Wham’ de 1963, que muestra a un avión de combate disparando a otro en el aire, con un mínimo de detalle pictórico y una máxima sensación de impacto por la violencia expresada.

Lichtenstein ‘no condena ni celebra, su actitud es ambigua, como la de Warhol y el arte pop’, dijo Cooper. ‘No se sabe cuál es el tono, cuál es el punto de vista, es parte de la definición del Pop Art, algo así como apartar al artista’ de la obra.

La retrospectiva, que ofrece un recorrido temático y cronológico, permite sin embargo descubrir aspectos mucho más ampliamente incomprendidos de la obra del pintor: las hermosas esculturas con acento Art Decó, las pinturas en blanco y negro muy abstractas, los paisajes chinos de puntos pequeños, y las series expresionistas conocidas como ‘pinceladas’.

Lichtenstein, que había cursado estudios de arte y visitó los museos más importantes, sobre todo en Francia durante la Segunda Guerra Mundial, ‘tenía una gran cultura visual, un conocimiento profundo de la historia del arte’, explicó Cooper.

Así, rinde homenaje con sus puntos a la serie de las catedrales de Monet, a Picasso y a los maestros flamencos y sus naturalezas muertas.