Temas Especiales

26 de May de 2020

Café Estrella

El retorno de Caifanes: otro concierto más antes del olvido

PANAMÁ. En una esquina del escenario del Centro de Convenciones Figali, el guitarrista Alejandro Marcovich se encuentra parado con la mi...

PANAMÁ. En una esquina del escenario del Centro de Convenciones Figali, el guitarrista Alejandro Marcovich se encuentra parado con la mirada perdida. ‘El dedo oculto de Marcovich’, bromea su Saúl Hernández, vocalista de Caifanes, mientras levanta el dedo índice de su compañero quien se lo lastimó previamente al recital.

El gesto de camaradería, que tuvo lugar durante la presentación de la banda mexicana el sábado pasado, llamó la atención de los fanáticos más espabilados, quienes recordaban la ruptura de esta agrupación en 1995. Le tomaría a Caifanes varios años superar las desavenencias y retornar nuevamente a los escenarios de América Latina.

En Panamá, el grupo, integrado además por Alfonso André en la batería, Diego Herrera en el teclado y el saxofón, y Sabo Romo en el bajo, se presentó sobre la tarima después de las 10 p.m. No hubo teloneros. El tiempo apremiaba. Demasiados éxitos, demasiados recuerdos, demasiadas ansias contenidas desde su última presentación en suelo istmeño.

Fueron dos horas de rock para combatir el olvido, que comenzaron con Viento, para luego seguir con Para que no digas que no pienso en ti, Miedo y Cuéntame tu vida. Durante el solo de Miércoles de ceniza, Marcovich tocó con los ojos cerrados. Extático.

Seguirían Antes de que nos olviden y Ayer me dijo un ave, Estás dormida, De noche todos los gatos son pardos, Perdí mi ojo de venado y Los dioses ocultos. A medianoche, los músicos se retiraron del proscenio por primera vez.

El encore fue intenso: Hasta morir, Vamos a dar una vuelta al cielo, No dejes que, Afuera... Más slams, más cerveza, más acompañamientos del público. Después de cerrar con La célula que explota y La negra Tomasa, Hernández autografió una bandera panameña. Caifanes se despidió, después de roquear una vez más por estas tierras.