Temas Especiales

16 de Apr de 2021

Café Estrella

Enrique Loewe se jubila a sus 72

MADRID. Tras cincuenta años en la firma familiar y veinticinco al frente de la Fundación Loewe, Enrique Loewe, curtido en el mundo de la...

MADRID. Tras cincuenta años en la firma familiar y veinticinco al frente de la Fundación Loewe, Enrique Loewe, curtido en el mundo de la moda y de la cultura, ha decidido jubilarse y ceder el paso a su hija Shaila, orgulloso de ‘encontrar a una persona con la misma ilusión que tenía yo cuando empecé’, dijo. Según Enrique Loewe, que pertenece a la cuarta generación de la empresa familiar, ‘su trayectoria profesional ha sido un reflejo de la vida misma, con sonrisas y lágrimas’. Eso sí —añade—, ‘con una importante dosis de humor y una serie de experiencias gratificantes’, explicó a Efe. A sus 72 años, el presidente honorífico de Loewe se jubila. ‘La vida tiene un camino y a mí me toca seguirlo con agradecimiento por haber llegado hasta aquí’. Para él, la moda es ‘un instrumento fabuloso para conocer la sociedad y para entender estos momentos de crisis y de pérdida de valores’, asegura Loewe, quien cita a Octavio Paz para definir a la moda: ‘La esencia misma de la modernidad’.

La cultura y la moda está íntimamente ligadas. ‘A través de la moda podemos soñar. La moda es sentido del humor, es democratización, es la oportunidad de buscar las diferentes personalidades de las que hablaba Pirandello’.

Licenciado en Ciencias Económicas, Enrique Loewe entró en la empresa familiar en 1964, en la fabrica de maletas Taura. ‘Encontré un espacio que tenía relación con la economía y con el ‘marketing’, materias que había estudiado’, explica. Desde entonces y hasta 1996, se curtió en cientos de batallas empresariales y proyectos tan interesantes como la incorporación a la empresa del ‘prêt-à-porter’. Una de las experiencias que le ha hecho más feliz ha sido la creación de los perfumes. ‘No podía renunciar a los perfumes, un mundo onírico que invita a imaginarse una marca a través de los sueños que evocan los aromas’, comparte.

En 1987, Enrique Loewe, creó una fundación con la intención de explicarle a la sociedad española que Loewe no era un fenómeno elitista, sino un lugar donde la cultura española importaba.