Temas Especiales

17 de May de 2022

Café Estrella

Dormir a la misma hora las beneficia

INGLATERRA. Un estudio dirigido por la doctora Yvonne Kelly del instituto University College en Londres, Inglaterra, y publicado en la R...

INGLATERRA. Un estudio dirigido por la doctora Yvonne Kelly del instituto University College en Londres, Inglaterra, y publicado en la Revista de Epidemiología y Salud Comunitaria demostró que las hijas, al parecer, se benefician de ir a la cama a la misma hora, pero los hijos no.

Kelly conocía múltiples investigaciones que analizaban la conexión entre los hábitos de sueño y las capacidades cognitivas de adolescentes y adultos. Todas revelan que el sueño poco consistente y los horarios irregulares van de la mano con un pobre desempeño académico. Sin embargo, poco se había estudiado este efecto en los niños.

Se examinaron los horarios de dormir y las habilidades cognitivas de más de 11 mil niños nacidos en el Reino Unido entre 2000 y 2002 dentro de un proyecto que se llamó el Estudio de la Cohorte del Milenio.

Los expertos entrevistaron a las familias de los niños para recolectar información sobre sus hábitos de sueño a los nueve meses, cinco años y siete años de edad. También se les preguntó si los pequeños tenían horas establecidas para ir a dormir de lunes a viernes y si siempre, usualmente, a veces o nunca las cumplían. Además, indagaron sobre otros factores como rutinas familiares, circunstancias económicas, si tenían televisor en la habitación y si a los niños se les leía antes de acostarse.

Para medir su desarrollo cognitivo, a los tres, cinco y siete años se les realizaron pruebas de lectura, matemáticas y razonamiento espacial. De estos resultados se estimó el coeficiente intelectual de cada uno.

Según los resultados, para cuando habían cumplido los siete años los niños que no tuvieron un horario fijo para ir a la cama tenían afectaciones en su desarrollo intelectual, aun cuando se controlaron otras variables como la lectura antes de dormir, la televisión en el cuarto y el estatus socioeconómico de los padres. Pero esto les sucedió solo a las niñas.

Al momento de evaluar el coeficiente intelectual, la niñas que solían ir a la cama a la misma hora tenían entre ocho y nueve puntos más que las que tenían un horario irregular. Los niños no mostraron di ferencia alguna.

En el caso de los varones, los horarios inestables hicieron que sus coeficientes intelectuales bajaran unos seis puntos por debajo de los otros niños de la misma edad para cuando habían cumplido los tres años. Pero esta diferencia desapareció a los siete.

Concluyeron que el desarrollo temprano de los niños tiene influencias pro fundas en el futuro. Por tanto, el sueño insuficiente o irregular, especialmente durante etapas clave en el crecimiento podría tener impactos importantes en la salud.