Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Café Estrella

La osteoartritis, una afección irreversible

PANAMÁ. Ha notado que ya no le es posible realizar con facilidad algunas de las actividades cotidianas sin que sienta dolor, ya sea en l...

PANAMÁ. Ha notado que ya no le es posible realizar con facilidad algunas de las actividades cotidianas sin que sienta dolor, ya sea en las manos, columna, cervicales, rodillas o cuello; si éste es su caso es probable que usted esté padeciendo de osteoartritis.

De acuerdo con el fisiatra, Edwin Rangel, la osteoartritis también conocida como falla articular es una enfermedad de las articulaciones de evolución lenta y que afecta principalmente el cartílago articular, involucrando no solo al cartílago sino también a los huesos, meniscos (amortiguadores de la rodilla), el fluido y el tejido que recubre la coyuntura, y demás estructuras que la componen.

Cuando los cartílagos de las articulaciones se dañan o desgastan, causando rigidez, dolor, capacidad limitada para moverse y una ligera inflamación de las coyunturas afectadas, estamos hablando de los primeros síntomas de la osteoartritis. Según estadísticas de Epidemiología de la Osteoartritis en el área de Centroamérica, realizada por el doctor Sergio A. Murillo Elvir, esta enfermedad afecta a 7.3% de la población mundial y en Panamá afecta a un 23.3 % de los panameños.

¿QUIÉNES LA CONTRAEN?

Rangél responde que la osteoartritis afecta a los mayores de 40 años y es más común en la mujer que el hombre, por lo que las personas mayores tienen más riesgo. Sin embargo, en algunos casos los jóvenes también pueden verse afectados, como consecuencia de una lesión en las articulaciones.

Por otro lado, la médico especialista en medicina física y rehabilitación, Iliana Rodríguez-Mesa De La Barrera, manifiesta que la predisposición genética, la obesidad, sobrecarga laboral, el uso articular excesivo en algunos deportistas, debilidad muscular e inmovilización prolongada de articulaciones son algunos de los factores que contribuyen a la evolución de la enfermedad.

¿POR QUÉ LAS MUJERES SON MÁS PROPENSAS?

Son más propensa a padecer de la enfermedad por sus factores hormonales, explica Edwin Rangel, ya que luego de la menopausia las féminas pueden aumentar de peso y sobretodo en el área abdominal lo que produce mayor peso sobre las articulaciones. Otro factor de riesgo añadido frente a los hombres, es el uso excesivo de tacones lo que a la larga puede contribuir a mayor impacto y estrés en las articulaciones si se combina con los otros factores como la genética y la anatomía.

¿SE PUEDE PREVENIR?

Ambos expertos señalan que la osteoartritis no tiene cura. Advierten que aunque haya factores de riesgos sobre los que no se pueden intervenir, como los antecedentes familiares, la edad o el hecho de ser mujer, sí existen medidas que ayudaran a prevenir o retrasar esta afección. Una de ellas es mantener una dieta balanceada para evitar la obesidad. Otro aspecto fundamental dentro de las medidas preventivas es el ejercicio, éste le ayudará a tener músculos fuertes que protejan tus articulaciones. ‘Si la persona tiene conocimiento de sus factores de riesgo puede tomar estas medidas correctivas por medio de un estilo de vida saludable’, expresa Rangel.

TRATAMIENTOS

Existen varios medicamentos, tratamientos y aparatos para la osteoartritis, que pueden ayudar a vivir mejor con la enfermedad. Rangel manifiesta que uno de ellos es el no farmacológico donde se incluye bajar de peso, tener una dieta balanceada con nutrición adecuada y ejercicios específicos para cada caso, uso de ortesis o aparatos ortopédicos, plantillas, entre otros. En cuanto al farmacológico el fisiatra comenta que se involucran los analgésicos (para calmar el dolor), antiinflamatorios orales y tópicos, corticoides intraarticulares, viscosuplementación que se colocan directamente dentro del espacio articular. También son utilizadas inyecciones intraarticulares, por las que se inyecta en las articulaciones un medicamento que reduce la hinchazón y el dolor. Una última opción sería la cirugía, ésta se lleva a cabo cuando otros tratamientos no han sido eficaces o si una articulación está gravemente dañada.