Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Café Estrella

La bacteria peligrosa

PANAMÁ. La Escherichiacoli (E. coli) es una bacteria que se encuentra normalmente en el intestino del ser humano y de otros animales. ‘A...

PANAMÁ. La Escherichiacoli (E. coli) es una bacteria que se encuentra normalmente en el intestino del ser humano y de otros animales. ‘Aunque no parece que su presencia tenga una función especialmente relevante, se ha descrito que la bacteria E. coli favorece la absorción de algunas vitaminas, especialmente la vitamina K’, explica José María Marimón, experto de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

‘Hay muchos tipos diferentes de E. coli, la mayoría son inofensivos y, en realidad, representan una parte importante del contenido intestinal del hombre sano’, detalla el especialista. Sin embargo, ‘algunos son capaces de producir enfermedades relacionadas con el tracto gastrointestinal!’, matiza el experto.

Pero existen otros tipos de E. coli que también producen enfermedad gastrointestinal, como el E. colienteroinvasivo, el E. colienterotoxigénico y el E. colienteropatógeno que, en general, causan diarrea más o menos grave en función del tipo de E. coli, manifiesta.

El doctor Marimón explica que, en los peores casos de la infección por E. colienterohemorrágico, se puede producir el síndrome hemolítico urémico, que se caracteriza la disminución de los glóbulos rojos, disminución del número de plaquetas e insuficiencia renal aguda que, con frecuencia, requiere hemodiálisis.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hasta un 10% de los pacientes con infección por E. colienterohemorrágico pueden desarrollar el síndrome hemolítico urémico, con una tasa de letalidad de entre el 3% y el 5%. Globalmente, el síndrome hemolítico urémico es la causa más común de insuficiencia renal aguda entre los niños de corta edad.

CONTAGIO Y PREVENCIÓN

El doctor Marimón expone que los tipos de E. coli que causan diarrea se transmiten fundamentalmente por vía oral, al ingerir agua o alimentos contaminados. ‘También se pueden transmitir a través del contacto directo con personas o animales infectados’, asegura.

Según indican los especialistas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos la bacteria puede mezclarse accidentalmente con la carne picada antes de que sea empaquetada y también puede propagarse en la carne que no ha sido suficientemente cocinada, aunque su aspecto y su olor sean normales.

‘La bacteria también puede vivir en las ubres de las vacas y puede llegar a la leche que no está pasteurizada. Los vegetales y las frutas que han sido regados o lavados con agua sucia pueden ser, asimismo, portadores’, sostienen.

Además, puede propagarse ‘a través de las personas que no se lavan las manos después de ir al baño y de los niños que usan pañales, cuando los adultos que los cambian no se lavan bien’.

La Organización Mundial de la Salud expresa que, para prevenir la infección, hay que aplicar medidas de control en todas las etapas de la cadena alimentaria, desde la producción agropecuaria en la granja hasta la elaboración, fabricación y preparación de los alimentos en las cocinas de establecimientos comerciales y hogares.

En este sentido, el doctor Marimón indica una serie de medidas para tratar de evitar el contagio, como lavarse muy bien las manos antes de cocinar y siempre que se haya estado en contacto con animales.

‘También hay que evitar contaminaciones cruzadas entre comida en la cocina. Un ejemplo es no usar el mismo cuchillo para cortar carne y luego vegetales, si antes no lo hemos lavado con jabón’, advierte.

Cocinar bien los alimentos de origen animal y evitar tomar leche o derivados que no hayan sido pasteurizados son otras de sus recomendaciones. Asimismo, Marimón aconseja lavar bien los alimentos vegetales, ya que las bacterias pueden contaminar los abonos animales empleados en agricultura y sobrevivir en la superficie de las verduras.

Respecto al tratamiento de la enfermedad, el facultativo señala que la intoxicación por E. colienterohemorrágico no debe tratarse con antibióticos, pues estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de síndrome hemolítico urémico.

‘El uso de antidiarreicos, que disminuyen la motilidad intestinal, tampoco está indiciado por el mismo motivo’, aclara.

Así, el tratamiento de estos pacientes se basa en medidas de soporte vital no específicas, sobre todo hidratación, destaca.