Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Ciencia

Un prometedor hallazgo para la biología

Para cualquier ser vivo es imposible consumir productos inorgánicos, sin embargo hay un hongo capaz de hacerlo

Los hongos y el hombre han ido evolucionando casi de la mano y ambos han sacado provecho entre sí. Los hongos, por ejemplo, han sido utilizados, a lo largo de la historia para satisfacer varias necesidades humanas, entre ellas alimento y medicamento, mientras que en algunas civilizaciones antiguas eran utilizados como alucinógenos en ceremonias o fiestas religiosas.

‘El inmenso reino Fungi (del cual provienen los hongos) es impresionante, su grandeza supera la imaginación, se tienen registrados más de cien mil especies, pero realmente eso es una pequeña fracción de los que existen en el planeta tierra’, expresa la bióloga panameña, Katia Castillo.

Según explica Castillo, los hongos son parte de la vida humana y el ser humano ha sabido sacarle provecho para suplir sus necesidades.

‘Se fabricó la penicilina desde el nacimiento de un hongo que nació en un pedazo de pan, un gran invento desde algo cien por ciento natural. Hay mucho por descubrir, creo que ellos tienen aún mucho por brindarme’, sentencia Castillo aludiendo al reciente hallazgo del hongo Pestalotiopsis microspora Speg , hecho por el microbiólogo Eduardo Esquivel.

Los hongos se caracterizan por descomponer sustancias orgánicas. Devuelven parte de esas sustancias y nutrientes al suelo, que posteriormente son utilizadas por otros organismos y así garantizan su supervivencia, sin embargo el hongo avistado por Esquivel rompe todos los esquemas estudiados hasta el momento.

‘Ese tiene una característica muy especial. El hongo encontrado consume material inorgánico, cuando por lo general los hongos descomponen materia orgánica. Este descubrimiento esconde un gran avance para la ciencias biológicas’, señala el botánico dominicano Ramón Cuevas.

El botánico Cuevas resalta la inexistencia literaria de un hongo que pueda alimentarse de plástico o poliuretano, representando, según él un gran hallazgo para la ciencia y el bienestar sanitario.

‘Si se logra cultivar este tipo de hongos en grandes cantidades, seguro que se podrán esparcir en los vertederos y ellos se encargarán de reducir los cerros de basura al degradar todo el plástico que encuentren a su paso’, comenta Cuevas, al tiempo que no desestima un estudio profundo para descartar cualquier daño humano que puedan producir esos seres vivos.

Sólo en ciudad capital la basura se ha convertido en un problema de salud pública. Se estima que cada habitante produce un kilo de desechos diarios, lo que se traducen en 55 mil o 60 mil toneladas de basuras al mes.