Temas Especiales

26 de Jul de 2021

Ciencia

Módulo de sonda espacial europea se posa en cometa

Fue un logro pionero que busca respuestas a los misterios sobre el origen del universo. El aterrizaje en el cometa demandaba precisión.

A cientos de millones de kilómetros de la Tierra, una sonda espacial europea hizo historia el miércoles al aterrizar sobre la superficie helada y polvorienta de un cometa que surca el espacio a velocidad vertiginosa.

Fue un logro pionero que busca respuestas a los misterios sobre el origen del universo. El aterrizaje en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko demandaba inmensa precisión.

Todo indica que la sonda tocó la superficie de manera casi perfecta, a excepción de un pequeño rebote que no estaba planeado, informó Stephan Ulamec, director de la operación de aterrizaje.

Pero los propulsores que debían presionar la nave, llamada Philae, contra el terreno, y los arpones que la hubieran anclado, no funcionaron debidamente. La información inicial recibida de la nave indica que se posó sobre el cometa, ascendió ligeramente y volvió a aterrizar, dio un giro y entonces se estabilizó.

"Hoy aterrizamos no una sino dos veces'', dijo Ulamec. Los científicos también trataban de comprender qué sucedió, pero la mayoría de los instrumentos parecen funcionar bien y transmitían información como se esperaba, agregó.

El equipo responsable del aterrizaje, destacado en Darmstadt, tuvo que aguantar los nervios durante un tenso lapso de siete horas que comenzó cuando el módulo de aterrizaje Philae se desprendió de la sonda Rosetta, que viajaba de manera paralela al cometa, a la misma velocidad de 66.000 kilómetros (41.000 millas) por hora.

Durante el descenso los científicos sólo podían seguir los acontecimientos, porque la enorme distancia a la Tierra (500 millones de kilómetros o 311 millones de millas) les imposibilitaba enviar instrucciones en tiempo real.

Finalmente, a las 1603 GMT (11.03 de la mañana en el este de Estados Unidos) la agencia recibió la señal indicadora de que la sonda, del tamaño de una lavadora y unos 100 kilos (220 libras) de peso, se había posado en la superficie helada del cometa.

Aunque hacen falta más inspecciones antes de determinar la salud del módulo, el hecho de que descanse sobre la superficie del cometa es un logro notable, la culminación de una misión de una década para estudiar los cometas y aprender más sobre los orígenes de estos cuerpos celestes.

Los científicos han comparado el billón de cometas en nuestro sistema solar con cápsulas de tiempo que están virtualmente inalteradas desde los primeros instantes del universo. "Al estudiar uno en gran detalle esperamos descifrar el rompecabezas de todos los demás'', afirmó Mark McCaughrean, asesor científico de la misión.

La misión dará la oportunidad de poner a prueba la teoría de que los cometas trajeron materia orgánica y agua a la Tierra hace miles de millones de años, dijo Klim Churyumov, uno de los dos astronautas que descubrieron el cometa en 1969.

Rosetta y Philae acompañarán al cometa en su trayectoria hacia el sol, en la que se irá haciendo más activo a medida que aumente la temperatura. Entre ambas usarán 21 instrumentos para recopilar información con que los científicos puedan explorar los orígenes y evolución de cuerpos celestiales y quizá hasta de la vida en la Tierra.

Paolo Ferri, director de operaciones de la misión de la Agencia Espacial Europea, dijo que no hubo tiempo para celebrar porque la batería de la sonda sólo dura 64 horas. Después tendrá que recargarse con paneles solares para alargar su trabajo diario durante una hora más.

Ferri dijo que las comunicaciones con la sonda necesitan estabilizarse ya que había problemas con una conexión intermitente tras el aterrizaje. Mientras tanto, la información almacenada por Philae está almacenada de manera segura y se transmitirá a la Tierra posteriormente.

El venturoso encuentro coronó un trayecto de 6.400 millones de kilómetros (4.000 millones de millas) que comenzó hace una década. Rosetta, lanza en 2004, tuvo que hacer tres circunvalaciones alrededor la Tierra y una alrededor de Marte para adquirir el impulso que la llevara al cometa.