Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Ciencia

“A niveles de Burkina Faso” en inversión a la investigación

Un programa para el descubrimiento de drogas a partir de la biodiversidad en Panamá se queda sin financiamiento

La misión del Centro de biodiversidad y descubrimiento de drogas del INDICASAT es ‘llegar a ser el líder del descubrimiento de drogas en Panamá y toda la región Latinoamericana', a partir de la biodiversidad de la naturaleza panameña.

Durante los años que se han llevado a cabo investigaciones —financiadas en un inicio por el International Cooperative Biodiversity Groups (ICBG) y luego el Global Environment Facility (GEF)— no solo se han descubierto una variedad de compuestos con propiedades terapéuticas derivados de especies locales, sino que se han logrado entrenar científicos panameños en los métodos para este tipo de investigación.

El centro promete ser también una herramienta efectiva para la preservación de la biodiversidad nacional, dado que el hallazgo de productos con potencial farmacéutico a partir de la naturaleza le impondría un valor monetario.

SE SECA EL POZO

Sin embargo, más de una década de investigación panameña financiada con fondos internacionales llega a una parada brusca. El último pago del GEF se realizó en diciembre y dentro de unos meses se secará el pozo por completo.

El trabajo actual, enfocado en el descubrimiento de compuestos con propiedades anticancerígenas o para combatir enfermedades tropicales, y desórdenes cardiovasculares o neurológicos, se estancará.

‘Yo ya he tenido que dejar ir a tres técnicos que trabajaban en el descubrimiento de drogas', se lamenta la Dra. Carmenza Spadafora del INDICASAT, quien en 2008 fue contratada para dirigir el Proyecto de Bioensayos antiparasitarios y anticancerígenos de los grupos ICBG Panamá.

En 2008, el Dr. Marcelino Gutiérrez llegó también al instituto, un químico orgánico con experiencia en el aislamiento y determinación estructural de productos naturales anticáncer de cianobacterias marinas .

Juntos fueron de los primeros investigadores en ayudar a fortalecer el ‘centro'. ‘Se puede decir que este programa de descubrimiento de drogas hizo oportuno el regreso de panameños que estaban entrenados', destaca Spadafora.

Aunque, al terminarse los fondos que recibían, ya no podrán operar de una manera sistemática, con un propósito en común.

Gutiérrez indica que se podrán realizar ‘colaboraciones puntuales' entre los científicos del instituto, a través de dinero que exista para otros proyectos, pero que ‘no será un programa fuerte' como el que ejecutaban.

‘Yo recibía todos los viernes unas 40 muestras de cada investigador para probar', relata Spadafora. ‘Allí podíamos encontrar propiedades antimalaria, anti chagas, anti leishmania, anti cáncer'.

DESCUBRIMIENTOS IMPORTANTES

‘Me gusta pensar que le estamos poniendo un signo de dólar al verde que tenemos allá afuera', esboza Spadafora. ‘Estamos buscándole una parte muy importante a esa biodiversidad, que es la de curar muchas enfermedades que aquejan a la humanidad'.

Aliados con científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, se han identificado un sinnúmero de compuestos con potenciales beneficios a la salud.

‘En el caso de nuestro laboratorio, tenemos a varios científicos que trabajan en distintos organismos', relata Gutiérrez. ‘El Dr. Sergio Martínez trabaja con hongos endófitos y el ecosistema del manglar, el Dr. Armando Durant con bacterias y algunas plantas, la Dra. Catherina Caballero con esponjas marinas y los hongos asociados a ellas, yo desarrollé la línea de investigación en bacterias marinas asociadas a corales'

El químico además se ha interesado en estudiar animales terrestres, como las ranas venenosas y hormigas cultivadoras de hongo. ‘Todas esas líneas son nuevas e inéditas para Panamá', resalta.

Uno de los descubrimientos que han hecho, explica, tiene que ver con los hongos que atacan a los corales. ‘Aislamos una bacteria de un coral que produce compuestos antifúngicos, osea protege al coral del ataque de los hongos', dilucida. ‘Y se puede utilizar potencialmente contra los hongos que ataquen a humanos'.

Entre otros compuestos que se han descubierto, Spadafora menciona la coibamida A, derivado de una alga encontrada en las costas del Parque Nacional Coiba, con mecanismos contra el cáncer. ‘Ya ha llegado a la fase preclínica con una farmacéutica en EE.UU'.

Los científicos agregan que se han hallado compuestos en los manglares con actividades antidiabéticas, una planta en Cerro Campana con actividad antimalárica y en colaboración con Ancón, se están estudiando las propiedades antimaláricas de la penca de la palma de coco. Sobre esta investigación ya han enviado un artículo a publicación y esperan la respuesta de la revista científica.

Por su parte, Gutiérrez detalla que se han descubierto especies de bacterias locales que no se conocían antes y que además tienen ‘propiedades farmacológicas interesantes'.

‘Hemos comprobado que la diversidad panameña tiene un valor agregado y un potencial para el descubrimiento de drogas', concluye Gutiérrez.

CIENCIA POBRE

‘Panamá no nos ha dado dinero para hacer estas investigaciones', declara Gutiérrez, fuera de algunos fondos del Senacyt que no se comparan con el apoyo internacional recibido.

‘Panamá tiene que apoyar lo que tiene aquí', añade Spadafora. ‘No es posible que el mundo vea lo que tenemos y decida invertir y nosotros no'.

‘Aquí vinieron del National Science Foundation (NSF) con ganas de querer invertir en ciencia', recuerda Gutiérrez. ‘Pero Panamá tenía que poner una cuota y se perdió esa oportunidad porque el país no invirtió'. Agrega que el NSF tiene programas fuertes con Brasil y China. ‘Panamá no dio la talla, pero no por la calidad de la ciencia que se hace aquí'.

Si el gobierno no invierte fuertemente en ella, ‘la investigación en Panamá va a entrar en estado de latencia', asevera el científico.

Spadafora coincide, apuntando a que el crecimiento económico no se ve reflejado en la investigación científica.

‘El año pasado tuvimos 3.3 millones de presupuesto para el Indicasat... este año nos han bajado a dos millones. Es el presupuesto que teníamos cuando éramos cinco o seis investigadores en el 2010, ahora somos 17'.

Y es que el país solo invierte 0.2% de su Producto Interno Bruto (PIB) a la ciencia. ‘La media de Latinoamérica es 0.5. Nosotros estamos a niveles de Burkina Faso', expone la investigadora.

‘Mientras los dirigentes de nuestro país no entiendan que la investigación es la base del desarrollo de los países, no van a invertir', concluye Gutiérrez.

==========

DESCUBRIMIENTO

La primera etapa del proceso

El centro de descubrimiento de drogas en Panamá se ocupa de la etapa inicial del proceso. ‘Para ingresar una droga en el mercado se requieren dos etapas, el descubrimiento y el desarrollo', expresa el Dr. Marcelino Gutiérrez. ‘Nosotros hacemos el descubrimiento y las farmacéuticas se encargan del desarrollo'. En otras palabras, trabajan los compuestos a nivel in-vitro o celular, para ver si presentan potencial. ‘Para hacer estudios pre-clínicos (con animales) y clínicos (en personas) se necesitan millones de dólares que el Indicasat no tiene', señala la Dra. Carmenza Spadafora. Para esto, apuntan a un Parque de Innovación Tecnológica que se desea construir en el área de Azuero, en el que se puedan instalar farmacéuticas que produzcan medicamentos con base en productos de la biodiversidad local.