Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Ciencia

Una panameña entre los 'Innovadores menores de 35 Centroamérica 2016'

Su innovación acaba con hasta el 90% de la grasa que se acumula en los sistemas de agua residual urbana del país

Hoy la revista MIT Technology Review en español, en alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), anunció a los ganadores de los premios Innovadores menores de 35 Centroamérica 2016. En esta ocasión, se ha elegido a una panameña, tres guatemaltecos y tres costarricenses en la tercera generación de la región.

Este galardón está destinado a emprendedores e investigadores tecnológicos con proyectos disruptivos que impactan la sociedad. Los jóvenes seleccionados destacan por su alto nivel de innovación y su capacidad de transformar a la sociedad.

Un panel internacional de jueces expertos eligió a las dos mujeres y cinco hombres —de entre aproximadamente 100 candidaturas recibidas— , puesto que han demostrado un alto potencial de impacto en la mejora de la salud, la seguridad y los negocios.

“Para el BID es fundamental apoyar el emprendimiento, la innovación, la ciencia y la tecnología como instrumentos que aceleren el desarrollo. Y reconocer a estos jóvenes centroamericanos que están creando soluciones que mejoran vidas nos inspira y motiva. Es un honor ser parte de este proceso”, señala Fernando Quevedo, Representante del BID en Guatemala.

Los siete ganadores presentarán sus proyectos el próximo 12 de noviembre en el marco del festival de emprendimiento e innovación liderado por el Ministerio de Economía Héroes Fest Guatemala, que bajo el formato de iNNpulsa Colombia, tendrá lugar en la Universidad Rafael Landívar.

Durante la actividad, dos de los ganadores recibirán una mención especial a Innovador del Año e Innovador Social.

Los innovadores del 2016

Carla Laucevicius (Panamá). Su cóctel bacteriano personalizado para Panamá acaba con hasta el 90% de la grasa que se acumula en sus sistemas de agua residual urbana (Toth Research & Lab).

Esteban Bermúdez (Costa Rica). Intenta convertir los residuos de la piña en una fuente de energía renovable comparable a la geotermia (ESCOIA).

Mariángela Vargas (Costa Rica). Los beneficios del plasma sanguíneo podrán llegar a los países más pobres gracias a su método para fraccionarlo de una manera más económica (Instituto Clodomiro Picado).

Joaquín Víquez (Costa Rica). Los pequeños granjeros pueden producir su propia energía, ahorrar costos y cuidar el entorno gracias a sus biodigestores personalizados (Viogaz).

Julio Alemán (Guatemala). Sus diminutas estructuras que replican el funcionamiento de los órganos humanos podrían encontrar mejores tratamientos contra el cáncer (Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa).

Julio Fajardo (Guatemala). Cualquiera puede construir su propia prótesis biónica por menos de 500 dólares y una impresora 3D (Universidad Galileo).

José Rivas (Guatemala). Cualquiera puede crear una cuenta bancaria desde el móvil sin tener que ir a un banco gracias a su plataforma gratuita (Fri).