19 de Ago de 2022

Cine

El último aliento de los obreros del Canal

Para los 50 años del Canal las autoridades instaron a quienes habían participado en la construcción a que plasmasen sus memorias en cartas

Cuando un ingeniero se rompió la pierna, durante la construcción del Canal de Panamá, sus compañeros lo llevaron al hospital más cercano sin imaginar que en aquel centro médico les advertirían —contra todo pronóstico— que se trataba en realidad de una mujer. Una mujer vestida de hombre. Una ingeniero. Podrían brotar un puñado de incógnitas alrededor de aquella anécdota, pero se trata tan solo de una de las 114 cartas que reposaban en un sótano de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. Una pista de que detrás de la maravilla arquitectónica palpitaban las historias de cada una de las personas que participaron en su edificación.

Para los 50 años del Canal las autoridades instaron a quienes habían participado en la construcción a que plasmasen sus memorias en cartas, para que no se desvanecieran entre el asfalto y el agua que iba del Caribe al Pacífico. Cincuenta años después de aquel evento que evidenciaba la humanidad detrás de una vía acuática monumental, dos directoras panameñas presentan en el próximo Festival Internacional de Cine de Panamá (IFFP) un documental que gira en torno a estos manuscritos: ‘Caja 25’.

Mercedes Arias llegó a una pequeña biblioteca de la entonces Zona del Canal en 1999 —esa época ‘impasse’, dilucida—, allí se topó con los últimos alientos de los obreros en forma de cartas. Estaba preparando su novela Enlazando Gallotes , buscando documentarse para su obra, darle carácter a los personajes, material de inspiración. Por su parte, Delfina Vidal encontró la información mientras se alistaba para producir una miniserie sobre la independencia titulada Llegó Matea . Fue en 2005 que ambas, ya trabajando juntas en su productora Betesda Films, deciden que la información debía ser llevada a la pantalla grande.

Al inicio pensaron en una ficción, bajo el título tentativo de Los diarios del Canal . ‘Pero obviamente para llegar a ese tope de película habría que tener un financiamiento muy grande’, menciona Delfina. Por eso se inclinaron hacia el género documental. ‘La visión nuestra estuvo bastante unificada desde el inicio, sobre todo por aquello de descubrir que el Canal era un paisaje en esto’, dice Arias.

A ambas directoras la propuesta les valió un premio en el concurso del Fondo de Cine, que detonó en una minuciosa documentación. Con guantes y mascarillas, las dos directoras estuvieron en Estados Unidos, encontrándose con fotos inéditas de aquellos años, cartas escritas a mano, material revelador del que quizás muy pocos panameños tienen idea que existe y tendrán acceso en la proyección.

El caudal de documentación fue estructurado por la guionista Joaneska Grössl, dándole el primer rasgo propio al documental. Ya en el montaje con Carlos Revelo fue que el largometraje adquirió su propio tono, de acuerdo con las directoras.

La lejanía de las fechas en las que fueron escritas las cartas —encontradas por un historiador gallego en Estados Unidos— se borró el día que las realizadoras fueron a grabar las piezas que se encontraron en las excavaciones de la ampliación del Canal. Esas personas y sus historias fueron reales. ‘Panamá está carente de una memoria histórica, creo que ha sido desfragmentada y con esa premisa empezamos a introducirnos como autoras en el documental’, añade Vidal. ‘Ha sido un proceso investigativo de 7 años y hace 4 años entramos nosotros como coproductores’, señala Luis Pacheco, de Jaguar Films, quien revela que solo la edición tomó un año. El domingo 12 de abril se estrena Caja 25 , 72 minutos que relatan —según Mercedes Arias— lo que vivieron estos hombres en la construcción del Canal, que vinieron con sueños, con ilusiones que dejaron allí, en esta tierra, bajo el agua.