Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Cine

El colombiano Rincón Gille dice que Latinoamérica ha optado por un cine no comercial

El cineasta colombiano apuntó que el cine latinoamericano se caracteriza por la necesidad que existe para contar lo que está sucediendo

Nicolás Rincón Gille, cineasta
En la imagen el colombiano Nicolás Rincón Gille.JALALAL MORCHIDI | EFE

El director de cine colombiano Nicolás Rincón Gille, que compite en la 18 edición del Festival Internacional del Film de Marrakech (FIFM) con la película "Tantas almas", dijo hoy que el cine latinoamericano no es un cine comercial, sino "un arte que cuestiona".

"No se trata de un cine comercial que busca ser visto en las grandes salas comerciales y que todo el mundo adore. Es un cine que hace preguntas, y preguntas que a veces molestan, y maneras que cuestionan", dijo Rincón en una entrevista con Efe.

El cineasta puso como ejemplo al cine producido en su país, que termina viéndose sobre todo en los festivales pero su "salida en espacios comerciales en Colombia es difícil porque el espectador colombiano está en un espacio más televisivo y de telenovelas".

"En mi caso, por ejemplo, cuando abordas un tema tan trágico (la violencia ejercida por los grupos paramilitares) difícilmente convencerás a todo el mundo", subrayó el director colombiano en referencia a su película "Tantas Almas", única película latinoamericana que compite este año en el festival de cine de Marrakech junto a otros trece largometrajes de distintos países.

El cineasta colombiano apuntó que el cine latinoamericano se caracteriza por la necesidad que existe para contar lo que está sucediendo.

"Hay una necesidad de vernos reflejados y hacernos preguntas sobre qué somos y adónde vamos, qué guardamos y dejamos", explicó Rincón, para quien no cabe duda de que hay que hablar de "cines latinoamericanos en plural" porque según él hay diversas visiones transmitidas por los cineastas latinoamericanos.

No obstante, el cineasta lamentó que esta necesidad se ve perjudicada por el cine comercial que consumen cada vez más los espectadores y que ofrece "una historia que ocurre en cualquier lugar sin consecuencia social, un divertimiento puro sin preguntas".

"Cuanto más se haga cine de este tipo, más se supone que la gente va a estar calmada y tranquila", deploró.

La película "Tantas Almas" que compite por primera vez en un festival de cine organizado en un país árabe y africano, es una coproducción entre Colombia, Bélgica, Brasil y Francia.

Ambientada en la Colombia del 2002, a las orillas del río Magdalena, narra la historia de José, un hombre que tras pasar la noche pescando, descubre al llegar a casa que los paramilitares habían asesinado a sus dos hijos y lanzado sus cadáveres al río.

Según Rincón, la película está basada en un trayecto de vida de un personaje que sufre está violencia sin llegar a entenderla "como les ocurre a la mayoría de los colombianos".

El protagonista emprende un viaje en solitario en su canoa y se lanza en el Río Magdalena en busca de los cadáveres de sus dos hijos para ofrecerles una sepultura digna.

El director subraya que el personaje se encuentra en una situación desesperada al lanzarse en una búsqueda difícil en el río más grande de Colombia en un contexto de gran peligro creado por los mismos paramilitares.

El cineasta precisó que su intención con el filme no era dar al espectador "un mensaje desesperanzador", sino más bien un mensaje que representa "la fuerza de la vida" y las posibilidades que tiene cada persona para poder reconstruirse: "No es el paramilitarismo en sí o la violencia en sí, sino la manera con qué alguien se sobrepone a esa violencia".

En su proyección en dos ocasiones durante el festival de Marrakech, Rincón se felicitó por "el entusiasmo" que despertó "Tantas almas" en el público marroquí.

El jurado -compuesto por cineastas y actores de Francia, Afganistán, Brasil, Reino Unido y Marruecos y presidido por la actriz escocesa Tilda Swinton- dará a conocer mañana sábado, en la ceremonia de clausura, a la película ganadora del festival.