Temas Especiales

19 de Sep de 2020

Cultura

Estrés Escolar, reglas sencillas para evitarlo

DESTACADO. En los últimos años, he observado como se le exige y sobre estimula al niño con tantas actividades con el fin de que sea más...

DESTACADO. En los últimos años, he observado como se le exige y sobre estimula al niño con tantas actividades con el fin de que sea más inteligente.

El niño comienza sus actividades muy temprano y al anochecer se encuentra demasiado cansado.

Se espera que aprenda dos idiomas, que asista a las clases de natación, gimnasia o karate además, de todas sus tareas.

Esto por supuesto vuelve a cualquier chico sano en uno triste y desmotivado.

Entonces aparecen los síntomas: su sueño se altera; anda muy calladito; hace las tareas enojado; se irrita y no obedece; se encierra en su cuarto, le duelen las piernas y no responde a lo que se le pregunta.

Esto lo puede llevar más adelante a que sufra depresión, problemas de conducta, déficit de atención y psicosis, que si no se atienden oportunamente terminan en suicidio.

Lo que te sugiero es compartir más tiempo con tu hijo y conocer de cerca cómo enfrenta las demandas cotidianas.

Sugerencias:

Observa si tu hijo tiene cambios en su conducta como ansiedad y estrés.

Reconoce la causa. Si la presión en casa y en la escuela es excesiva, si hay exámenes en puerta, si existen cambios en el plan de estudios, si sufre baja auto estima y excesivos compromisos fuera de la escuela.

Habla con su maestra o directora para saber qué pasa en su salón de clases o cuál es la dinámica educativa. Considera un cambio de escuela, si es necesario.

Organízate. Establece un horario fijo, dale permiso para que descanse entre tareas, y por favor, no lo critiques ni regañes si no entiende o se equivoca.

Es muy importante la calidad del sueño y el descanso para que se encuentre relajado.

Háblale, permítele desahogarse y no lo juzgues. Anímale a que él mismo ofrezca alguna solución positiva a la situación por la que atraviesa.

Intenta promover una actitud positiva en relación a la escuela. No hables mal de sus maestros o escuela.

Levántense más temprano y eviten los apuros matinales para llegar al colegio. Conviertan ese lapso de tiempo, previo a la escuela, en algo divertido para que compartir, disfrutar y relajarse.

Enseña con el ejemplo. En casa al enfrentar el estrés cotidiano haz ejercicios de relajación junto con la familia, de esta manera tus hijos aprenderán aprenda a manejar las emociones y demandas diarias, además de canalizar de forma positiva el estrés.