Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Cultura

El toque Feng Shui

P opularizada y extendida a nivel mundial, la técnica del Feng Shui sigue teniendo impacto en la decoración moderna. Conforme esta doctr...

P opularizada y extendida a nivel mundial, la técnica del Feng Shui sigue teniendo impacto en la decoración moderna. Conforme esta doctrina, que conjuga lazos entre la naturaleza y los seres humanos, esta milenaria práctica oriental sigue invitando a que las remodelaciones se lleven a cabo guardando las energías positivas que se necesitan para cerrar el año a lo grande.

Actualmente, el Feng Shui es aplicado por decoradores especializados que sin darse cuenta, han calado hasta ganarse un importante lugar en la vida moderna para mantener la armonía y “las buenas vibras”.

Atendiendo estas consideraciones, son cinco los elementos que rigen el principio del Feng Shui: tierra, metal, agua, madera y fuego. Con ellos se ayuda a equilibrar la energía de la casa y sus moradores.

El principio básico apela a colocar cada cosa en su sitio. Todo para que el espacio que se dispone atraiga lo mejor.

Para que una casa sea considerada como buena, según establece el Feng Shui, ha de asociarse con tres premisas fundamentales.

En primer lugar, la estabilidad, debido a que el edificio debe asentarse sobre buenas bases, para beneficio de la salud y la economía.

En segundo lugar, es vital que se cumpla el equilibrio en cuanto a formas y colores, con el propósito de tener buena armonía. Por último, es relevante la uniformidad a través de la ausencia de estructuras fuertes o salientes para tener mejor protección contra los problemas o accidentes.

En este sentido, estudiar el espacio ambiental buscando las formas externas y precisas para que apoyen las características energéticas que tendrá el inmueble, de acuerdo a la orientación exacta hacia la cual debe “mirar”, es clave en la armonía.

Lo siguiente es que hay que construir, reformar o habitar en la fecha más idónea para que la energía intrínseca del tiempo sea favorable, señalan los seguidores de la técnica.

Otro punto, es que es necesario acomodar a los residentes de tal forma que sus acciones diarias (dormir, comer, trabajar, cocinar, estudiar, descansar etc.) sean satisfactorias y repercutan positivamente en todos los aspectos de sus vidas, desde el momento mismo en que entren y salgan de sus hogares o lugares de trabajo.

De este modo, la disciplina del Feng Shui parte de la idea de que el lugar que se ocupa en el universo depende únicamente de la relación entre las energías personales y las de la naturaleza que rodean a cada persona, por lo que las acciones de equilibrio repercutirán en los efectos entre hombre y naturaleza, provocando una ligera guía de trucos que ofrecemos en este Carrusel, en estos días de arreglos caseros.