Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Cultura

Amor es...ser madre

PANAMÁ. La maternidad parece estar de moda. Si no es porque se embarazan, jóvenes o maduritas, es que los adoptan. Eso es lo que se v...

PANAMÁ. La maternidad parece estar de moda. Si no es porque se embarazan, jóvenes o maduritas, es que los adoptan. Eso es lo que se ve al menos entre las famosas. En el mundo real, entre los sueños de toda mujer está el de formar una familia, con hijo sincluidos. De no ser así la humanidad estaría en riesgo. Gracias a Dios todavía este instinto se impone y se puede disfrutar de la ternura, ingenuidad y precocidad de los pequeñines.

Solo cuando se es madre se puede entender en su justa dimensión todo cuanto se dice de la maternidad y cuanto han vivido las madres que nos rodean. A continuación el sentir de alguna madres panameñas que testimonian el milagro de dar vida. Alida Gerbaud de Fábrega Ingeniera Industrial

Después de trabajar fuera, actualmente se dedica a criar a sus hijos (4 niños, mellizos incluidos) y a actividades de índole social y filantrópica, que no interfieran con su desempeño como madre. “Para mí fue algo muy difícil de alcanzar, por lo que es mi mayor tesoro. Es una entrega absoluta, pero también el mayor de los privilegios. Es, sin duda, el sentimiento más fuerte y hermoso que he conocido, y no hay nada, nada, que pueda tomar su lugar. Es algo tan único, que hay que sentirlo para poder entenderlo”.

Yolanda Crespo

Catedrática Universitaria

“Lo más significativo de mi vida ha sido la maternidad. Me hizo sentirme plenamente mujer; mientras el milagro de la creación me hizo amar incondicionalmente a mis hijas y, ahora, a mis nietas y nietos. Yo creo que toda mujer no se siente completamente realizada hasta ver a sus descendientes”.

María Sofía Velásquez

Modelo y empresaria

“Ser mamá me hizo amar más a la mía y me llenó de agradecimiento. Ahora realmente sé cómo y cuánto me ama, pues mi amor por mi hija es el sentimiento más arrollador, intenso y total que jamás sentí. Las cosas que antes eran importantes han dado paso a otras muy distintas, es como haber vivido dos vidas: una individual, plena, divertida; y ésta, intensa, poderosa, absolutamente feliz”. Como diría el poeta griego Sófocles, los hijos son las anclas que atan a la vida a las madres.