28 de Nov de 2022

Cultura

Pieles ocasionan conflictos

LONDRES. Gwyneth Paltrow acaba de disculparse públicamente por lucir una estola de piel en la nueva campaña publicitaria que protagoniz...

LONDRES. Gwyneth Paltrow acaba de disculparse públicamente por lucir una estola de piel en la nueva campaña publicitaria que protagoniza para una firma de bolsos y zapatos.

Casi al mismo tiempo, su colega Kate Winslet aseguró que no tenía ni idea de que las pieles sobre las que posó desnuda para Vanity Fair fuesen auténticas. Son gestos destinados a congraciarse con los activistas en pro de los derechos de los animales, que la modelo Liz Hurley no comparte en absoluto.

La británica se ha convertido este otoño en el blanco de las iras de la organización PETA (Gente para el Trato Ético de los Animales, en castellano) por realizar los anuncios de una exclusiva empresa peletera. 'Su vestuario está tan muerto como su carrera cinematográfica', proclamó el director en Europa de esta poderosa asociación.

Estrellas de mucho mayor calibre, como Audrey Hepburn, Marlene Dietrich o Elizabeth Taylor, accedieron en su día a envolverse con los visones de la compañía americana Blackglama, pero el uso de las pieles no era todavía una cuestión tabú para muchos.

Hurley exhibe varios abrigos de esta marca en un catálogo fotográfico destinado a las mejores publicaciones de moda, unas piezas que, según PETA, 'nutren el lujo a costa de despellejar visones de sólo seis meses'. La movilización de este grupo impidió hace unos días que la modelo inaugurara la temporada navideña de unas conocidas galerías comerciales londinenses, motivo por el cual no asistió.