Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Cultura

Payasadas

B ufonadas. Mamarrachadas. Eso es lo que están haciendo los políticos recién electos en este país, si señores, lo digo y lo mantengo. Y ...

B ufonadas. Mamarrachadas. Eso es lo que están haciendo los políticos recién electos en este país, si señores, lo digo y lo mantengo. Y si dejan de gritarme y de agitar el periódico, me explico: las medidas tomadas por los flamantes políticos en este país han sido, hasta ahora, payasadas para la galería. No digo que algunas de ellas no hayan sido correctas, o que la mayoría no hayan debido de hacerse antes. No. Lo que digo es que la forma de hacerlas demerita en gran parte lo que con ellas se logra. Un presidente no debe ponerse a darle mazazos a una puerta. Para más INRI, acompañado de su ministro de economía. Para eso está la policía y las autoridades competentes. Válgale a la ciudadanía saber que él fue el que dio la orden. Ese tipo de acciones ridículas empañan la majestad del estado, de la cual los presidentes son imagen. Nadie se imagina al presidente de los Estados Unidos yendo personalmente a tumbar la cerca de una mala concesión. ¿Por qué entonces en este país nos encanta ver ese circo?

Pero ese espectáculo no fue nada con la patochada que nos regaló el alcalde de la ciudad capital el pasado fin de semana. Paladín de la justicia, espada flamígera en ristre, expulsó personalmente a los demonios de la concupiscencia de uno de los prostíbulos de la ciudad..¡Gracias le sean dadas! Y ahora, yo me pregunto ¿a quien le importa? Después de haber hecho toda la farsa y de haber ido a hablar a los medios para decirnos cuan bueno y valiente es, cuan preocupado por los valores morales, al fin, ¿a quien le importa? Un prostíbulo menos, más prostitutas en el que sigue. Ese problema, si es que lo queremos considerar así, no se soluciona cerrando un local, ni siquiera se soluciona quemando a las, les y los trabajadores del sexo en la plaza pública.

¿Quién tiene miedo del lobo feroz? Honor y decencia en mano, o en boca, el alcalde paseó por todos los medios de comunicación que quisieron recibirlo para clamar por la modestia, el recato y las buenas costumbres, sin recordar (¡qué mala memoria!) la forma tan chueca en la que él accedió al poder. Hablando como desaforado de traseros y panderetas. Espectáculo moralista y alucinante, donde los haya.

Además, amenaza con una lista, una más, las famosas listas que surgen de vez en cuando en tantos escándalos?’Tengo una lista’?¡Uuuuuuhhhh, qué miedo! ¡Venga ya, Señor Alcalde, que todos somos mayorcitos! Si en ese lugar no había menores de edad, si los clientes no eran menores de edad, ¿a quien quiere asustar con la lista? ¿A las esposas de los clientes? ¿A los clientes? Los que deben estar contentos son los negocios de joyería cara, que en estos días deben haber aumentado sus ventas. Esos son problemas matrimoniales en los que usted, por muy alcalde que sea, no tiene porque meterse? Como al parecer tampoco quiere meterse en la venta de licores, y entonces es cuando todos nos preguntamos, ¿será que cerrando cantinas no se va a ver tan aguerrido? ¿será que usted cree que Noé, el borrachín, era buena gente, pero Raab es una mala pécora traidora?

Por favor, pedimos una tregua.Ya hemos tenido bastante tontería mediática por un buen tiempo. Hagan su trabajo, velen porque en esta ciudad y en este país todo funcione como debe de ser, porque cada quien cumpla con las leyes, y el que no las cumpla, que realmente pague las consecuencias legales, pero dejen de ofrecer espectáculos bochornosos. Dejen de salir en los medios por cualquier tontería, Sr. Alcalde, usted ya no trabaja en la televisión, usted ya no debe hacer propagandas. Usted ahora lo que debe hacer es trabajar desde su puesto y dejar a los diversos estamentos a sus órdenes hacer su trabajo.