Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Cultura

Saludable y brillante

S i comes una dieta rica en vegetales, frutas, proteínas y mucha agua, se refleja en toda tu salud. De hecho cualquier déficit vitamínic...

S i comes una dieta rica en vegetales, frutas, proteínas y mucha agua, se refleja en toda tu salud. De hecho cualquier déficit vitamínico, mineral o protéico puede ocasionar debilidad, fragilidad y caída del cabello.

Nuestro cabello está formado por proteínas; si las comemos tendremos una cabellera fuerte, menos susceptible a dañarse, partirse y perder el brillo. Las proteínas se encuentran en las carnes y mariscos, leche y derivados, frijoles (porotos) lentejas, nueces y en proporciones menores en todos los vegetales.

Por otra parte es muy importante que consumamos vitaminas y minerales. La vitamina A, ayuda a nuestro cuero cabelludo y la vitamina B nos da un pelo más fuerte. La vitamina E ayuda al crecimiento normal. El comer vegetales y frutas nos proporciona vitaminas. Entre los minerales que necesitamos están: la silicia, el calcio, el cobre, el zinc y el hierro. Los minerales y vitaminas trabajan juntos; si hay deficiencias en uno de ellos se refleja en la absorción del otro.

Evita, en la medida de lo posible, todos los fritos y grasas. Es importante que esto no esté dentro de la relación de los alimentos que tomes a diario. El café de la mañana tampoco ayuda para nada a tu pelo, al igual que el vicio al tabaco. Es el mejor momento para plantearte el dejarlo. Aunque se sabe que es lo más difícil, intenta evitar los dulces. Procura también relajarte y evitar el estrés.

Existen otras causas de origen no nutricional que pueden provocar la caída del cabello: nerviosismo, estrés, factores ambientales, problemas dermatológicos, ciertas medicaciones, el uso de ciertos productos capilares (champús, lociones), etc.

Vigilar lo que comemos no es sólo beneficios para el cabello, sino también para el organismo y, en general, es un paso mantener una vida adecuada y sana. Además, de un camino, mantienes la línea que siempre viene bien.

Mucha agua también ayuda a tener un cabello saludable, y si lo unes con un equilibrado nivel de fibras en tu alimentación tendrás, junto a los consejos que yo te he dado, una fórmula ganadora.