Temas Especiales

25 de Jun de 2022

Cultura

Heroína Casi de acero

PANAMÁ. Una sesión de castigo con la agente de la CIA Evelyn Salt (Angelina Jolie) sería el remedio perfecto para aquellos hombres a los...

PANAMÁ. Una sesión de castigo con la agente de la CIA Evelyn Salt (Angelina Jolie) sería el remedio perfecto para aquellos hombres a los que les encanta golpear y humillar a las mujeres. Sobre todo para esos desvergonzados que, luego de ingerir bebidas alcohólicas, llegan a sus hogares y arremeten contra su pareja o, peor aún, someten a los más pequeños.

No hay sexo débil, eso es un cobarde mito que han inventado algunos tipos que dicen llamarse ‘machos’. La única diferencia que existe entre usted, estimado caballero, y una dama es que ellas tienen el don de concebir. Por lo demás, estoy seguro de que ambos tenemos la capacidad de desempeñar cualquier labor, sea dentro o fuera de la oficina. Lástima que todavía hay personas que aún no abren la mente ni los ojos. Y mejor que ni los abran si en el camino se tropiezan con la agente Salt, porque esta mujer sí que sabe partir cuellos, brazos, piernas y hasta escalar paredes mejor que el cursi de ‘Spiderman’.

LA TRAMA

En su nueva película Angelina Jolie (Evelyn Salt) interpreta a una inquebrantable agente de la CIA que es acusada por Vassily Orlov (Daniel Olbrychski), un desertor ruso, de pertenecer a una legión élite de espías moscovitas que han sido entrenados para todo. Incluso para cometer magnicidios. En su lucha por demostrar que Orlov no tiene la razón, Salt se escapa y hace creer a sus dos colegas de inteligencia Ted Winter (Liev Schreiber) y Peabody (Chiwetel Ejiofor) que ella asesina al presidente ruso (Olek Krupa), quien se encuentra de visita en Nueva York para el funeral del vicepresidente de Estados Unidos.

Lo que no saben Salt y Peabody es que Ted Winter es el verdadero espía encubierto que debe desatar la Tercera Guerra Mundial poniendo al mundo árabe en ontra de EEUU. En su intento por resguardar la paz, Salt es atrapada por la CIA y llevada a puerto seguro; sin embargo, su astucia, sus labios y sus ojos, como de seguro lo hace fuera de cámaras, se convierten en su mejor arma para seducir a su verdugo que no piensa dos veces dejarla escapar.

CRÍTICA

En realidad el argumento de esta cinta sobre espionaje y contraespionaje está sopeteado. Los efectos especiales son pocos, pero efectivos. Eso sí, las balas abundan. Los personajes secundarios no hacen mucho esfuerzo como para emparejar la balanza protagónica y dejan todo el terreno a la espectaular Angelina, que es igual de divina con el pelo rubio o negro. Sí, precisamente es ella quien atrae toda la atención del filme. Aunque hay escenas bastante exageradas (digo, es Hollywood) Jolie le dejó muy claro al director Phillip Noyce que no se necesita del prostituto de Tom Crui se ni de Pierce Brosnan ni de Daniel Craig o de Matt Damon para este tipo de papeles. Es más, la mayoría de la crítica alaba la interpretación de la flamante esposa de Brad Pitt. Por ejemplo, el periódico The Seattle Times manifestó: ‘Jolie encaja perfectamente en el personaje que le tocó representar’. Mientras que para Los Angeles Times ‘Jolie continúa probando que puede manejar armas, granadas y a los chicos malos, incluso cuando el argumento no es demasiado plausible’. A lo mejor esta mujer, de 35 años, no gane una estatuilla del Óscar por Agente Salt, pero de lo que sí estoy seguro es de que la mayoría de los hombres que vean esta producción van a dejarse someter por su mirada y por su carácter. P.D.: Pobre de Brad Pitt si así fuera la Jolie verdadera. ¡Ah!, lo único que le faltó a Salt fue la ca pa.