Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Cultura

Recorrer el mundo con mochila y taburete

PANAMÁ. Cuatro taburetes repartidos en cuatro puntos del globo: La Rochelle, Francia, frente al Océano Atlántico; Kirinda, Sri Lanka, fr...

PANAMÁ. Cuatro taburetes repartidos en cuatro puntos del globo: La Rochelle, Francia, frente al Océano Atlántico; Kirinda, Sri Lanka, frente al Océano Índico; el archipiélago de Svalbard, en el Océano Glacial Ártico; y el Cabo de Hornos, en Chile. La colocación de los mismos no pareciera representar mayores problemas, siempre y cuando se cuente con los recursos económicos para viajar a estos distantes puntos del orbe. Sin embargo, la situación se complica si el viaje se realiza a pie y pidiendo aventones, como lo han venido haciendo los artistas que forman parte del proyecto ‘Con el taburete al océano’, quienes actualmente se encuentran de paso por Panamá.

El colectivo, integrado por aproximadamente una docena de artistas trashumantes procedentes de Ucrania, Rusia y Bielorrusia, han recorrido países como Canadá, México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Perú, Costa Rica, Colombia, entre otros, en un periplo de cerca de 23 mil kilómetros.

La excusa para esta travesía o ‘esencia de pantalla’, como establece Sergey Borisov, uno de los fundadores del proyecto artístico, es colocar ‘cuatro taburetes de cocina de Kiev’ frente a las costas de cuatro océanos. Con este propósito, cada uno de los miembros del grupo ha viajado cargando mochila y taburete en sus espaldas.

Para Borisov el propósito real de esta peculiar empresa es ‘propiciar la máxima interacción posible’ con los habitantes de cada nación, buscando así ‘encontrar la llave, la persona que te abra el país’ y que les permita conocer más a fondo la realidad de los lugares que visitan.

Además de erigir una escultura confeccionada con cemento y los taburetes que cargan, Borisov y sus compañeros organizan festivales artísticos en cada país que los acoge. En Panamá, y hasta el próximo domingo, buscarán la interacción con el público istmeño a través de montajes teatrales, proyecciones de cine ucraniano, performances en sitios públicos, conciertos, etc. Su última presentación será el domingo 31 de octubre en la Plaza de la Catedral.