Temas Especiales

20 de Apr de 2021

Cultura

Bardem, el eje del más reciente filme de Iñárritu

MADRID. El realizador mexicano Alejandro González Iñárritu y el actor español Javier Bardem unen fuerzas en ‘Biutiful’, película premiad...

MADRID. El realizador mexicano Alejandro González Iñárritu y el actor español Javier Bardem unen fuerzas en ‘Biutiful’, película premiada en el Festival de Cannes en la que, desde las profundidades más sórdidas de Barcelona, demuestran ‘que no todo lo bello es hermoso’.

Tras los relatos corales y puzzles temporales de ‘Babel’ o de ‘Amores perros’, González Iñárritu convierte a Javier Bardem en el astro rey de su nuevo universo.

‘Es un solo personaje y un solo punto de vista, pero, más que lineal, su estructura es circular’, reconoció el realizador en la presentación de la película en Madrid.

El realizador, que por primera vez no ha escrito el guión con su colaborador habitual, Guillermo Arriaga, hace girar ahora su historia alrededor del ‘sol’ Bardem.

‘Su trabajo es monumental’, sentenció el director, y así lo consideró también el jurado del Festival de Cannes al darle el premio de interpretación.

Uxbal, su personaje, ‘tiene un destino bastante desafortunado y eso le sirve de espejo de sus propias miserias’, explicó el ganador del Óscar por ‘No Country for Old Men’. ‘Está teñido de tragedia griega’ y, así, sentimientos como ‘el sacrificio, la empatía y la compasión’ van desgranándose en su vida al límite.

Vive los últimos días de su existencia entre el apadrinamiento y la explotación de inmigrantes ilegales, entre el amor a una esposa bipolar y el abandono que sufren sus hijos. Entre el diálogo con los muertos y el avance de su propia metástasis.

‘Es una apuesta por la contradicción misma de nuestra existencia’, sintetizó González Iñárritu. ‘El personaje se encuentra iluminándose cuando se enfrenta con la oscuridad de la muerte’.

‘Biutiful’, en la que también aparecen la actriz argentina Maricel Álvarez y los españoles Eduard Fernández y Ana Wagener, busca en Barcelona un retrato de la emigración ilegal, ‘la esclavitud del siglo XXI’ según González Iñárritu. ‘Son ignorados, invisibles y explotados legalmente por su propia ilegalidad’, resumió.

Y, como es acostumbrado en su cine, no tiene concesiones con el espectador a la hora de desnudar el horror. ‘No puedo pasteurizar algo con tantos grados de tragedia’, se justificó.

Para Bardem, la película ha sido algo más que una experiencia profesional. ‘A nivel intelectual todos entendemos los problemas que tiene el mundo, pero como actor estás obligado a acercarte a ellos como experiencia sensitiva. A comer con ellos, a escucharlos’, reconoció. Ahora, no obstante, las vistas están puestas en los Óscares, premios para los que suena ‘Biutiful’.