Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Cultura

Los ‘interminables’ accidentes caseros

PANAMÁ. La cocina es el lugar de la casa donde se producen la mayor cantidad de accidentes, y le sigue el baño, por lo que tu pequeño no...

PANAMÁ. La cocina es el lugar de la casa donde se producen la mayor cantidad de accidentes, y le sigue el baño, por lo que tu pequeño no puede quedar solo en ningún momento. La idea es prevenir y preparar todos los recovecos de tu hogar para la curiosidad de tu niño. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de algún contratiempo, por lo que debes saber cómo actuar frente a los accidentes caseros y tomar así la mejor decisión.

ATENCIÓN CON LAS PUERTAS Y MUEBLES

En el hogar hay muchos elementos que pueden ser perjudiciales para su pequeño, sobre todo desde el momento en que empieza a gatear y a descubrir todo lo que lo rodea. Si a pesar de todas las medidas que ha tomado su bebé se accidentó, ponga atención a las siguientes recomendaciones.

Si se aprieta los dedos con la puerta y éstos se encuentran morados, coloque un poco de hielo envuelto en un paño sobre la lesión. En caso que tenga dudas de una posible fractura, la pediatra Margarita Samamé, recomienda consultar con un traumatólogo.

Si se golpea la cabeza y se desmaya o le aparece una hinchazón. La especialista aclara que en caso de pérdida de conciencia, no debes movilizar al pequeño. Deje su ropa suelta y revise la permeabilidad de la vía aérea. Luego trasládelo al servicio de urgencia más cercano, ello si es que no es posible que un móvil de emergencia llegue hasta su domicilio.

Si es necesario debe realizarse maniobras de reanimación.

La doctora Samamé explica que existen manuales especializados para recién nacidos, lactantes y adultos emitidos por la Academia Americana de Pediatría. Es importante que conozca la técnica adecuada.

Tome una colilla del cenicero y se quema los dedos: en caso de cualquier quemadura, retira la zona afectada y coloca frío sobre ella. Si la herida es más profunda y a su pequeño le sale una ampolla, cúbrala con una gasa y consulte en un centro especializado, según la extensión y profundidad de la lesión.

Siempre recuerde tener más cuidado y no dejar a su nuño solo.