12 de Ago de 2022

Cultura

El entrenamiento ciego

ENTRENADOR. S aludos a todos los que ya han iniciado con su plan de entrenamiento físico de una manera formal. Les recuerdo que para me...

ENTRENADOR

S aludos a todos los que ya han iniciado con su plan de entrenamiento físico de una manera formal. Les recuerdo que para mejores resultados deben combinarlo con un plan de alimentación balanceado y de acuerdo a cada requerimiento. A los que todavía no se han animado les recuerdo que nunca es tarde para iniciar a cuidar nuestro cuerpo para mantenernos más saludables.

El tema que voy a tratar el día de hoy es quizás la clave para que muchos que hoy día son activos físicamente consigan sus metas de una manera más efectiva y que en la mayoría de los casos descuidamos este aspecto por lo tanto no conseguimos nuestros objetivos y por consiguiente nos frustramos y abandonamos nuestro plan de entrenamiento de forma abrupta.

Debemos tomar conciencia de que cuando iniciamos un plan de entrenamiento físico de manera formal es un compromiso de dos personas el entrenador y usted, con responsabilidades compartidas de forma equitativa (50% para cada parte). Obviamente el entrenador está comprometido a diseñar y ejecutar el mejor plan de entrenamiento para cada caso en particular, tomando en cuenta múltiples factores que influyen en el diseño de un plan de entrenamiento físico (sexo, edad, aptitud física, patologías, profesión, etc.)

Alguna vez habrás oído mencionar el entrenamiento ciego? Lo más seguro es que no. El entrenamiento ciego que además se conoce como entrenamiento invisible involucra lo que escapa al ojo del entrenador como por ejemplo la hora de comer o las asignaciones en casa. Estas son situaciones que el entrenador no puede controlar y dependen exclusivamente de que la persona sea honesta con ella misma. El entrenamiento ciego bien ejecutado asegura que el plan de entrenamiento llegue al cumplimiento de los objetivos para el cual fue diseñado. ¿Te das cuenta? Esta labor es una labor compartida y el éxito depende de tu disciplina y tu grado de compromiso con el plan de entrenamiento.