29 de Nov de 2022

Cultura

Sociedades lectoras, más democracia

PANAMÁ.. Fernando Zapata López visita panamá cada vez que puede, como él mismo dice. Y no necesariamente tiene una agenda pendiente, la ...

PANAMÁ.. Fernando Zapata López visita panamá cada vez que puede, como él mismo dice. Y no necesariamente tiene una agenda pendiente, la comodidad que le ofrece nuestro país le hace aprovechar las horas en las que debe esperar por una conexión para saludar a grandes y viejos amigos. Además, su cargo como dierctor del Centro regional para el fomento del libro en Latinoamérica y El Caribe, CERLALC, le hacen conocer algunas realidades con las que nosotros mismos no estamos familiarizados.

El organismo que representa, bajo los auspicios de la UNESCO, busca establecer condiciones para el desarrollo de sociedades lectoras. Aprovechamos su visita para conocer más de ella, pues establece que no basta con querer eliminar el analfabetismo. ‘Hemos entendido que no basta con leer, sino que hay que ser consciente de lo que se está leyendo y cómo se está leyendo’, asegura el especialista en derecho intelectual.

Y estos e debe a que dependiendo de la proveniencia del material escrito habrá diferentes puntos de vista y se formarán opiniones sesgadas. El entender lo que hay entre líneas, garantiza una mayor participación por parte de los actores de la sociedad y habrá sociedades más fuertes democráticamente hablando.

Se incluye en esta ecuación también a la escritura, porque ‘se necesita gente que tenga concisión de idea, que sepa expresarse, que tenga participación’.

Para el logro de este gran objetivo CERLALC trabaja regionalmente tanto con los estados como con entidades privadas, estableciendo planes nacionales de lectura que busquen mejora la capacidad de comprensión lectora.

Según Zapata, estos planes se establecerán de acuerdo con la necesidad que haya en cada país. ‘puede ser a través de bibliotecas escolares, lectura en familia, que haya una familiaridad con los textos de opinión’, dice.

Otras consideraciones que deben tomarse en cuenta es que las sociedades no solo se expresan a través de libros, sino de anuncios publicitarios e incluso grafittis, que en algunos casos dicen tanto o más que un libro.

También entra en juego la importancia que tiene para algunos miembros de la sociedad, sobre todo los más jóvenes, los medios digitales, principalmente internet.

‘Tal vez un joven no lea el periódico pero seguramente estará tan informado o más pues tiene otras fuentes’, explica Zapata.

Pero si bien, puede que actualmente haya más lectores jóvenes con el uso de internet, esto no significa que logren una capacidad de construcción de pensamiento pues la calidad de la lectura no es la misma.

Otro detalle es la escasa penetración de estos medios no solo por falta de computadoras sino por lo precario y costoso de la conectividad.

‘Seguimos siendo un sociedad en papel. La evolución de América Latina irá conforme a sus ingresos, tanto privados como públicos’, afirma Zapata.

La consecución de una sociedad lectora dependerá de los logros en tres áreas distintas: el fomento de la producción y circulación del libro, la promoción de la lectura y la escritura y el estímulo y protección de la creación intelectual.

Sobre el caso específico de nuestro país, Zapata comenta que ‘Panamá está acostumbrado de antaño a su relación con el mundo. esto establece compromisos como el respeto a la propiedad intelectual’, pero aquí influye otra situación: en países con pocos lectores la piratería es menor porque la demanda es menor.

En cuanto a la promoción de la lectura, hay un interés manifiesto del Estado en planes de lectura, y esto es importante pues para que haya libros debe haber lectores.

Sobre libros, informes de CERLALC establecen en Panamá unos 223 agentes editores que en 2009 produjeron 704 títulos. Sin embargo, otras cifras llaman mucho más la atención y es que ‘en 2010 se importaron 68 millones de dólares en libros y ese número creció con relación al año anterior en un 49%’, detalla Zapata, quien observa en el mercado panameño una gran variedad en la oferta’.

‘Hay una masa crítica de lectores establecida, entre ellos gente que viene de fuera y quiere lectura cualificada’, asegura.

Sugiere el experto el apoyo hacia la industria editorial local para que no solo sea traer. ‘Hay que atender el nicho del que llega y que busca lo autóctono’.

Zapata considera el trabajo con Panamá como muy armónico y comprometido con los proyectos que se realizan en conjunto.

‘Es un camino como todos los caminos, difíciles de transitar pero como dice el poeta se hace camino al andar y el CERLALC hace camino al andar’.