Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Cultura

De foulardes, bufandas y pañuelos...

Los editores esta semana me han comentado que hablarán de estos pedazos de tela que pueden hacer el día y la noche en cuanto a look.

Los editores esta semana me han comentado que hablarán de estos pedazos de tela que pueden hacer el día y la noche en cuanto a look.

Recuerdo mis días de tempranos 30s en que me vestía de negro de pies a cabeza y me anudaba al cuello un pañuelo de seda celeste con grabados en oro y champaña…. Tres chic. Era la diferencia entre ser plain black estilo Calvin Klein y ser una chica moderna, básica con un twist.

En esas listas de deseos perfectos que las mujeres hacemos, siempre estará un pañuelo de Hermes que viene con su librito de instrucciones acerca de las mil y una formas de usarlo.

Una pashmina (o más bien una bufanda mas ancha y larga hecha de algún porcentaje de lana pashmina) puede anudarse con mucho estilo sobre un sobretodo oscuro en invierno y darle un toque alegre, y siempre sofisticado.

A veces, este tipo de echarpes vienen con aplicación de piel o pelo (falso o real) y son un toque tan sofisticado, que todo lo demás es secundario….

Hay foulards súper delgados, tejidos en hilo metálico, largos, que se envuelven en el cuello como un cuello tortuga y luego caen hacia el frente los extremos. Joven y chic.

Estas prendas resultan adorables, versátiles, e imprimen distinción y resaltan.

En una época donde los detalles hacen la diferencia y las luces están sobre los accesorios, recomiendo tener un par de chales metálicos, 2 o 3 pashminas en negro, turquesa y algún otro color vibrante y sobrio a la vez (como el rojo vino o el tabaco), alguna bufanda larga o foulard de inda hippie o rockera y darles uso… porque resultan maravillosos (en el color correcto) para resaltar el tipo de cada persona. ¡Y hablo de hombres y mujeres!

ASESORA DE IMAGEN