14 de Ago de 2022

Cultura

Aprenda la lección correcta

PANAMÁ. Todos los años, al finalizar el periodo escolar, son muchas los alumnos que se encuentran con la noticia de tener que rehabilita...

PANAMÁ. Todos los años, al finalizar el periodo escolar, son muchas los alumnos que se encuentran con la noticia de tener que rehabilitar una materia o simplemente repetirla el año siguiente, y en el peor de los casos, no logran adquirir sus títulos de bachillerato por ésta misma condición, el fracaso.

De acuerdo con la psicóloga Carmen Anguizola, se entiende como fracaso escolar las dificultades del estudiante para alcanzar los objetivos marcados por el sistema educativo, es decir, cuando el rendimiento del niño no es el esperado para su curso y edad.

Pero no siempre es así, muchos de los fracasos escolares no tienen que ver con las capacidades del individuo, sino que son consecuencia de malos hábitos y de la poca atención que le prestan los padres.

DIFERENCIAS

En éste caso, el profesor Alberto Delgado, explicó que para saber si existe un bajo rendimiento en el estudiante se debe tomar el cuenta el tiempo que se invierte estudiando versus las calificaciones obtenidas, pues un alumno que invierte mucho tiempo y esfuerzo al estudio y que no logre obtener buenas notas, es quien realmente se puede considerar un alumno con fracaso escolar.

CÓMO SUPERARLO

‘Las recomendaciones que he dado en éste aspecto no solo las doy como psicóloga, sino también como madre, porque el fracaso escolar no solo afecta al estudiante sino a quienes son los responsables de la educación del menor’, aseguró Anguizola.

Y agregó que por ello el clima familiar es uno de los aspectos fundamentales a considerar. Los hijos tienen en sus padres un modelo y el preocuparse por cultivar un buen nivel académico se fundamenta en los valores que les sepan transmitir.

‘No se deben buscar culpables’, dijo la psicóloga. ‘Es mejor guiar al hijo para que entienda que la mejor forma de dar por terminada una situación de fracaso escolar es mediante el orden. Gracias a la constancia y a la disciplina que se le ponga al hacer una misma actividad podemos lograr convertirlos en personas virtuosas a la hora de ponerlas en práctica’, aseguró.

AYUDA PROFESIONAL

‘Recurrir a los expertos’, dijo Delgado, pues ‘ciertas asignaturas no son fácilmente asimiladas por algunos estudiantes, como matemáticas, química y física, que requieren hacer uso del pensamiento abstracto’. Además, aseguró que ‘cuando no basta la simple disciplina de los padres, ni el trabajo duro por parte del estudiante, consultarle a los expertos en el área que no se le da bien al estudiante es una buena idea’.

AUTOESTIMA

Ambos expertos coincidieron en que, no importa que tan mal estén las cosas en la escuela, al niño le importa más lo que dicen sus padres al respecto.

‘Puede sonar obvio, pero un refuerzo de la autoestima en un momento de crisis es muy importante, especialmente porque el fracaso escolar crea la sensación interna de no estar dándose lo suficiente o de ser un incapaz’, aseguró Aguizola.

A pesar de que existan situaciones por mejorar, el niño que se enfrenta a una situación de fracaso escolar debe saber que el amor que sienten sus padres está fuera de discusión.