Temas Especiales

30 de Ene de 2023

Cultura

Papa reconoce que "queda mucho por hacer" entre judíos y católicos

El papa Benedicto XVI recibió este jueves en el Vaticano por primera vez a una delegación del Congreso Judío Latinoamericano, ante la cu...

El papa Benedicto XVI recibió este jueves en el Vaticano por primera vez a una delegación del Congreso Judío Latinoamericano, ante la cual reconoció que "aún queda mucho por hacer para la superación de los lastres del pasado" en las relaciones entre judíos y católicos.

"Con el crecimiento de la confianza, el respeto y la buena voluntad, grupos que inicialmente se relacionaban con cierta desconfianza, se han convertido paso a paso en socios de confianza y amigos, buenos amigos incluso, capaces de hacer frente juntos a la crisis y superar los conflictos de manera positiva", recordó el Papa ante los representantes de la comunidad judía de América Latina.

"Ciertamente, aún queda mucho por hacer en la superación de los lastres del pasado, en el fomento de mejores relaciones entre nuestras dos comunidades, y en la respuesta a los desafíos que afrontan cada vez más los creyentes en el mundo actual", advirtió.

Las palabras del Papa fueron pronunciadas en español al término del encuentro, celebrado en la Sala de los Papas del palacio apostólico, al que asistieron entre otros Jack Terpins, presidente de la entidad, así como el rabino argentino Claudio Epelman, director.

El jefe de la Iglesia católica, elogió "el progreso adquirido en los últimos cincuenta años de relaciones judeocatólicas en todo el mundo" y reiteró que la Iglesia católica se "ha comprometido a recorrer juntos el camino del diálogo, la reconciliación y la cooperación" con la comunidad judía.

El pontífice destacó también la presencia de "comunidades judías dinámicas" en América Latina, en particular en Argentina y Brasil, donde viven "junto a una gran mayoría de católicos".

Se calcula que unos 400.000 judíos residen actualmente en América Latina, siendo la comunidad argentina la más numerosa con unos 230.000 miembros, según estimaciones del Congreso Judío Latinoamericano.

Benedicto XVI resaltó la importancia del diálogo entre las dos comunidades, "en un mundo cada vez más amenazado por la pérdida de los valores espirituales y morales" y calificó de "crucial" que ese diálogo se desarrolle de manera "sincera y respetuosa", dijo.

"A partir de los años del Concilio Vaticano II, las relaciones entre judíos y católicos se han fortalecido también en su región, y hay diversas iniciativas que siguen profundizando la mutua amistad", comentó.

El papa recordó que el próximo mes de octubre se celebra el cincuentenario del comienzo del Concilio Vaticano II, "cuya Declaración Nostra Aetate sigue siendo la base y guía para la relación entre las dos comunidades".

"Esa Declaración no sólo asumió una neta posición contra toda forma de antisemitismo, sino que sentó también las bases para una nueva valoración teológica de la relación de la Iglesia con el judaísmo", explicó.