Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Cultura

Los negocios ‘creativos, innovares y culturales’

PANAMÁ. Voy a compartirles una historia personal. Tengo una prima llamada Erika. Ella es una alta ejecutiva bancaria en Bogotá. Hace un ...

PANAMÁ. Voy a compartirles una historia personal. Tengo una prima llamada Erika. Ella es una alta ejecutiva bancaria en Bogotá. Hace un par de años nos juntamos en Cartagena en el ‘Café del mar’, una de mis citas obligadas cuando paso por ‘la heroica’.

La razón era simple: ella quería hacer cambios en su vida. Aunque siempre le han apasionada los números, en su corazón habita una artista.

Erika ama el baile y ha tomado todos los cursos de danza disponibles, en horarios inverosímiles (el problema de ser ejecutivo de la banca, es la falta de tiempo).

Yo le dije que las industrias creativas y culturales son una pieza fundamental en la nueva economía, la denominada ‘economía del conocimiento’.

Cuando las plataformas son mundiales y los contenidos se emplean para crear comunidades, la creatividad se erige como el único activo real.

Uno de los problemas más grandes en este campo de negocio radica en la imposibilidad de unir dos mundos diametralmente opuestos: los creadores y los financistas

.Por un lado los creadores siguen un impulso que va más allá de cualquier consideración financiera, generando los contenidos que los demás consumirán en plataformas aupadas por las Tecnologías de Internet y Comunicación (TIC). Por el otro lado, los financieros crean esquemas donde la sostenibilidad y la rentabilidad marcan el curso a seguir y usan las TIC para soportar los procesos que se generan.

Aparece pues el eje ‘creatividad, finanzas, TIC’, que es la base de la generación de nuevos negocios, en esta economía basada en el conocimiento.

Ese día tomábamos cafe frappé, que es una mezcla inusual pero exitosa de café expresso, hielo y azúcar, con un toque de crema de café. De la misma forma ‘creativos, financistas y tecnólogos’ se unen para crear los ecosistemas de negocios que hoy triunfan y que seguro veremos en el futuro cercano.

Ese día sellamos un pacto. Ella terminaría sus proyectos en el banco para el cual trabajaba y emprendería un proyecto de generación de negocios en las áreas de las industrias creativas y culturales.

Hoy su trabajo es tejer puentes entre la banca y los emprendedores y empresarios de esas áreas, creando caminos de dos vías entre ambos mundos; además que ha logrado catalizar los apoyos que el gobierno local y nacional ha comenzado a generar amparado en leyes generales de cultura, de cine, de promoción del software libre, etc. Apoyar la formación de conocimiento local es una forma efectiva de impulsar el desarrollo.

De este ‘tejido’ han emergido los más interesantes negocios, que le han permitido aprender de cosas como: venta de contenidos digitales, eventos temáticos, planes de negocios para emprendedores culturales, ‘creative commons’ y mil cosas más.

Por otro lado, Erika ya no va a clases de danza a las 11:00 p.m., asiste al mediodía... Es parte de su trabajo.