Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Cultura

Robocup 2014, los jóvenes y la robótica

El evento se apodera de Panamá, en ella más de 180 grupos de jóvenes utilizaron su ingenio para construir robots

La ingeniería, mecatrónica, robótica, matemáticas, trabajo en equipo y socialización son los principales componentes que se ven durante la primera Copa Robocup 2014 para chicos de 9 a 19 años realizada en Panamá.

Robocup Junior Panamá 2014 impulsado por la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), en su primera versión, tiene como objetivo ‘ser el canal para la difusión de conceptos y enfoques innovadores para los robots autónomos, utilizando los reglamentos y estándares de la organización internacional de Robocup, la cual es afiliada y los finalistas de este concurso participarán en el concurso internacional en Brasil en julio del año en curso’, explica la directora de proyecto de Senacyt, Gloria García.

Las competencias se dividen en infantiles y juveniles en tres categorías, la primera es danza o teatro, en ella los participantes tienen que programar el robot bajo una coreografía, los niños pueden acompañarlo, pero el robot tiene que lucirse, menciona el Doctor Iván Pablo Armuella miembro del comité técnico de la copa Robocup Júnior de Panamá

La siguiente categoría en la cual participaron equipos de dos personas es la de rescate, en ella el robot tiene que hacer un recorrido donde se le presentan diferentes obstáculos.

Y la última categoría en que podían participar era la de fútbol, en esa el robot tenía que meter un gol en la portería usando la maniobra del penal.

Los muchachos, explica Armuella, tenían que cubrir ciertos parámetros para ser aceptados por la organización internacional y principalmente, ‘los niños tuvieron que idear su propio robot, los kits ya se encontraban en las escuelas, lo cual era la base, ellos tenían que hacer el resto y eso da como resultado, que los conocimientos se afiancen, expandan y ayude en el desarrollo de los jóvenes’.

Para muchos niños no fue fácil, explica Eduard Gómez representando al Colegio Advendista Bilingue de David, Chiriquí, ‘las trasnochadas, las pérdidas de clase y la coordinación valieron la pena para estar hoy en el concurso, una experiencia que no cambiaría por nada’.

Más de 180 grupos participaron en esta competencia, teniendo presencia todas las provincias del país.

Para Dánilo Lausen, participante de Colón, su inicio en este concurso fue difícil pero no imposible, él no sabían nada de robótica, la profesora les explicaba la reacción del robot ante alguna circustancia y allí fueron aprendiendo.

Dice Lausen ‘yo no sabía nada, pero descubrí que esto es a lo que me quiero dedicar cuando salga de la escuela’.