Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Cultura

Diversidad cultural, motor de cambio y creatividad

La diversidad cultural es fundamental en Santa Fe (Nuevo México, EE.UU.) considerada por la Unesco ciudad creativa desde 2005

Diversidad cultural, motor de cambio y creatividad
Intérpretes participan de la celebración del Día del Instituto Confucio, en Rhode Island, Estados Unidos.

La diversidad cultural es una pieza clave que define el proceso creativo y el cambio señalaron hoy expertos de la Unesco reunidos en el tercer Foro mundial de cultura e industrias culturales.

Pero para que la creatividad surja no solo es necesaria la diversidad, sino también un espacio donde surgir, especialmente en las ciudades, que son esenciales para el desarrollo sostenible y que deben dar a la cultura un papel primordial.

El asesor especial de la Unesco Franceso Bandarín puso el acento en la creatividad como un proceso que no se da ‘en el vacío’, sino en un espacio urbano o semiurbano que ‘suele tener unas características especiales’.

De ahí la importancia de vincular la gestión urbana, su regeneración y planificación con las inversiones que pueden hacerse a nivel público y privado para el surgimiento de una industria creativa específica, señaló el experto.

Tampoco se olvidó de la zonas rurales que están sufriendo un importante proceso migratorio, el cual puede poner en peligro el valor intangible que representan para el inicio del proceso creativo.

La titular de la secretaria paraguaya de Cultura, Mabel Causarano, hiló su intervención a la importancia de la diversidad cultural y de la cultura como elemento transversal que ‘abraza todos los sectores y articulaciones de la sociedad’.

La ciudad, explicó, es el "espacio más representativo" de la diversidad cultural, en la cual se expresa con intensidad la creatividad y los procesos sociales y económicos ligados a esta. Sin embargo, la globalización económica, financiera y del consumo ‘no tiene en cuenta’ el material positivo que aporta la diversidad cultural. Por ello, pensar en la cultura como un factor clave del desarrollo lleva a cuestionarse el enfoque que la considera como ‘un simple fenómeno, como un adorno ilustrado o como una mercancía de alto valor añadido’, es decir, su pone un ‘cambio de paradigma’.

Sin embargo, advirtió ante el peligro de que la recuperación de la dimensión cultural en el desarrollo no sea solo ‘un barniz que esconda la misma concepción, tal y como ya se hizo con dimensión medioambiental’.

En cuanto al valor de las ciudades, la vicealcaldesa de Lisboa, Catarina Vaz Pinto, señaló que son ‘esenciales para el desarrollo sostenible’ y que no pueden concebir ciudades sostenibles en las que la cultura, entendida como un factor dinámico, ‘no tenga un papel clave’.

La diversidad cultural es fundamental en Santa Fe (Nuevo México, EE.UU.) considerada por la Unesco ciudad creativa desde 2005, como recordó su alcalde, Peter Ives, quien aseguró que ‘la cultura es y siempre ha sido el corazón’ de la localidad.

Ives también habló de la existencia de una ‘metacultura’ que es ‘la cultura de la inclusión, del abrazo de las diversas comunidades’ y que sirve para ‘combatir la xenofobia y la falta de respeto’.